13 Baktún, los mayas y Takalik Abaj en conferencia

121102 UFM 13Baktun.jpg

La Casa Popenoe fue el escenario de 13 Baktún, los mayas y Takalik Abaj, una conferencia dictada por la doctora Marion Popenoe de Hatch y organizada por un grupo de vecinos de La Antigua.

El encuentro se llevó a cabo en el Sitio Escolástico el 13 de octubre pasado.

La doctora Popenoe explicó que la importancia del 13 Baktún se debe a que el 13 es un número sagrado para los mayas. La fecha es una celebración en referencia a que han llegado los 13 Baktunes desde el inicio del conteo del tiempo. Según el calendario maya la cuenta de días empezó en el 3113 A.C.

La lengua maya, según los lingüistas, tiene sus inicios alrededor del año 2,000 A.C. Esta empezó con el protomaya y luego se empezó a dividir. El aislamiento geográfico fue la causa de que se fueran creando diferentes dialectos. Actualmente en Guatemala se cuentan con 22 dialectos.

La doctora luego hizo una breve descripción del sitio Takalik Abaj. Éste se localiza en la boca costa, sobre una pendiente. Los habitantes del sitio construyeron terrazas planas para nivelar el suelo y sobre ellas construyeron la ciudad.

En Takalik Abaj se han encontrado más de 300 monumentos y 200 escrituras. La conferencista explicó que la fundación de Takalik Abaj se debió a que el lugar era un gran centro estratégico para el comercio que se llevaba a cabo desde México hasta El Salvador.

Takalik Abaj fue influenciada por los olmecas, un grupo étnico no maya. Alrededor del año 500 A.C. los centros olmecas colapsaron y surgieron los mayas. Los mayas tomaron el control de la ruta comercial y colocaron sus monumentos en Takalik Abaj. En el sitio se observa todo el registro arqueológico que evidencia que la ciudad fue habitada primero por los olmecas y luego por los mayas.

La doctora mencionó también a Kaminal Juyú como uno de los sitios más importantes en el altiplano en el preclásico A.C. No se puede hablar de Takalik Abaj sin mencionar a Kaminal Juyú y viceversa, agregó. Se sabe que estos sitios mantenían comunicación entre ellos.

Takalik Abaj estuvo involucrado en el desarrollo del calendario maya. La estructura 7 del sitio es la más sagrada debido a una serie de hallazgos importantes. En la estructura se construyó un observatorio astronómico. Hay tres filas de monumentos alineados de norte a sur. En esta dirección, viendo hacia el cielo, los olmecas observaban una constelación que llamaron jaguar.

Cuando los mayas tomaron el control, observaron otra constelación. Ellos movieron los monumentos alineados dos grados hacia el este para enfocarse en dicha constelación que llamaron serpiente.

Los mayas construyeron la estela 13 alineada con los otros monumentos. Cuando se realizaron las excavaciones en esta área se encontró una ofrenda que constituía la última ceremonia celebrada en el sitio. A partir de este hecho, hubo un cambio radical y empezó el período clásico temprano en el año 100 D.C.

A partir de este momento la cosmovisión cambió, ya que los mayas se dieron cuenta que la estrella que usaban como referencia cambiaba levemente de posición y en consecuencia le dieron más importancia al sol.

Al final, la doctora Popenoe mencionó que actualmente se construyó en Takalik Abaj un lugar especial en donde los mayas actuales pueden realizar sus ceremonias sagradas y mantener comunicación con sus ancestros.


Más fotos, aquí.

Contacto:
Carmen María Mejía
Casa Popenoe
cmmejia@ufm.edu



English version by Google (this is an automatic translation, not professional) Click here.



Del 6 al 10 de julio de 2015 el programa Heurística, de la Universidad Francisco Marroquínofrece su Boot Camp Teens enfocado en adolescentes.  Esta es una semana intensiva para jóvenes de 13 a 19 años en los que se trabajará el tema: How to find your passion and BE YOURSELF.

Los primeros diez capítulos de Los fundamentos de la libertad, por Friedrich A. Hayek, están explicados por Julio César De León Barbero en Akademeia, de la Universidad Francisco Marroquín.

Con la temporada de lluvias llegaron los hongos al campus de la Universidad Francisco Marroquín.

 
X
 
.