Opiliones en el campus de la UFM

Opiliones en el campus de la UFM.
Fotos por Carla de Hess.

El campus de la Universidad Francisco Marroquín se sitúa en un remanente de bosque montano y por esta razón es hogar para una gran variedad de especies de animales, insectos y arácnidos. Existe en el campus, unos insectos que se suelen confundir con las arañas: los opiliones. Éstos aun cuando pertenecen a la clase de arácnidos, no son iguales a las arañas.

Información sobre la fauna y flora de La casa de la libertad está disponible en el Arboretum.

A los opiliones también se les conoce como segadores y se caracterizan por la notoria longitud de sus patas, que pueden desprenderse si resultan atrapados. La pata perdida nunca se recupera, a diferencia de lo que sucede con otros arácnidos. Sus ojos no pueden formar imágenes, por lo que usan el segundo par para explorar su ambiente.

Los opiliones se encuentran en todas partes del campus, pero especialmente en el bosque detrás de la Biblioteca Ludwig von Mises, que se extiende hasta los museos Popol Vuh e Ixchel. Estos animales viven entre la hojarasca y el musgo de bosques húmedos, y se resguardan bajo las hojas o las piedras. Muchos de ellos son omnívoros y se alimentan de pequeños insectos, material vegetal u hongos.

Los opiliones son totalmente inofensivos y muchas veces se les puede observar en grupos de hasta 200. Este comportamiento probablemente sea una estrategia contra factores climáticos, o para evadir a los depredadores, al reducir así la probabilidad de cada individuo de ser comido.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Ana Lucía Ortiz
luciaortiz@ufm.edu



English version by Google (this is an automatic translation, not professional) Click here.



Annie Eby, del Startup Cities Institute, publicó en virgin.com, un artículo sobre la reinvención de 4 grados norte, un distrito urbano en la ciudad de Guatemala.

La competencia nacional 2015, de Enactus, se celebrará el martes 14 de julio y para inscribirte visita www.facebook.com/enactusguate/

Se inspiró en el ejemplo de sus padres para trabajar y luchar por sus metas profesionales; y ahora, a sus 33 años, Paul Boteo es un destacado profesional de las finanzas.

 
X
 
.