Lucía Olivero; Erika Bornholt; Julio H. Cole, director de la biblioteca; Margarita de Montes y Helen Brosse muestran uno de los folders.  Al frente, algunas hojas del Atlas  
NewMedia

Para conservar debidamente el Atlas que pertenecía al prócer José Cecilio del Valle, la Biblioteca Ludwig von Mises, de laUniversidad Francisco Marroquínadquirió carpetas de papel sin ácido gracias a una donación de Q24,325.33, de parte de Amigos de la Biblioteca.

El miércoles 11 de agosto Amigos le entregó al director de la Biblioteca, Julio Cole, el cheque correspondiente.

El Atlas Universel de Geographie, Physique, Politique, Statistique et Mineralogique, por Phillippe Marie Guillaume Vandermaelen, (1794-1869), es el primer atlas mundial publicado en escala uniforme, de aproximadamente 1:1,6 millones.

Publicado en 1825-27, consta de 6 volúmenes. Cubre los 5 continentes en 400 hojas. Es considerada como la publicación más profusa y detallada de su época. Los mapas muestran coordenadas referidas al meridiano de París y una red geográfica de 1º en 1º, la orografía a trazos, e indica los límites de la época entre los diferentes Estados.

Por haberse recibido en estado bastante deteriorado, se efectuó una primera restauración en 1998. Debido a que el papel utilizado se deforma con facilidad, este debe ser manejado con cuidado, por lo cual ahora se ha tomado la decisión de archivar las hojas en foldersespeciales de cartulina 100% sin ácidos y a su vez guardarlo en un gavetero especial de metal, explico Erika Bornholt, presidenta de Amigos de la Biblioteca.

La Colección José Cecilio del Valle, donada por sus herederos en 1986, a laUFM, se encuentra en el segundo nivel de la Bilioteca Ludwig von Mises.  La componen libros, mapas y documentos que pertenecieron a su biblioteca privada.

Consta aproximadamente de 1800 volúmenes, publicados en los siglos XVII, XVIII y XIX en español, inglés, francés, italiano, latín y griego. Los temas predominantes en ella son derecho, ciencias naturales, religión, literatura, ciencias naturales y aplicadas, más enciclopedias, diccionarios y revistas.

En consideración a la antigüedad de estos libros y a su valor histórico, se han tomado medidas especiales para conservarlos y para regular la consulta de los mismos.