100212 CentrodeEtica.jpg

En un ambiente social caótico, ¿es preferible una enseñanza racional de la ética o una educación de los sentimientos morales? fue la pregunta en la que se basó el primer diálogo socrático de 2010 del Centro de Ética David Hume, de la Universidad Francisco Marroquín, celebrado el 4 de febrero pasado.

Durante la discusión se evidenció que las opciones éticas se pueden estudiar desde la razón o los sentimientos de los individuos, y que el comportamiento moral puede originarse, igualmente, de la razón o de los sentimientos.

Dada la polémica en la que ha desembocado, también se habló sobre Rodrigo Rosenberg y el informe que rindió Carlos Castresana, director de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, CICIG, sobre su asesinato. El tema ocasionó interés entre los participantes.

A lo largo de la discusión, que abarcó otros temas, se trataron ideas como éstas: es un error pensar que la hipótesis de Castresana es ciento por ciento verdadera. Aunque parezca lo contrario, ningún dilema se puede plantear en términos de blanco-negro.

También se habló de que la emoción es una respuesta al parecer rápida, pero en realidad es psicosomática: se procesa y luego se analiza; y se exploró la idea de que con la mentira se puede explotar a los demás y hacerlos objeto de un mal trato. Los seres humanos mentimos constantemente.

El Centro de Ética de la UFM es un foro de discusión en el que nadie debe sentirse desaforado, que busca construir un espacio abierto y permanente de reflexión sobre la experiencia humana en una sociedad de personas libres y responsables.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Roberto Blum
Director del Centro de Etica
robertoblum@ufm.edu



.