Estudiantes, profesores, administrativos y amigos de la UFM escucharon a los cenzontles que residen en el campus.

Los cenzontles que habitan en la Universidad Francisco Marroquín alegran las madrugadas con sus vocalizaciones, razón por la cual un grupo de estudiantes, profesores y administrativos de esta casa de estudios llegaron temprano, al campus, para escuchar a aquellas aves.

Guiados por el ornitólogo Héctor Castañeda, el grupo escuchó la gran variedad e intensidad de vocalizaciones que emiten los cenzontles. Dichas vocalizaciones les sirven a las aves para encontrar pareja durante la temporada de apareamiento. La mejor hora para escucharlos es las 4:00 a.m. justo antes de que empiece a salir el sol; de modo que el grupo llegó a esa hora del 9 de mayo de 2010.

En el campus, los cenzontles residentes se conocen como Yigüirros o Turdus grayi, que son el ave nacional de Costa Rica; y sus vocalizaciones se las asocia con la llegada de la temporada de lluvia.

Los individuos adultos de esta especie miden entre 23 y 25.5 centímetros de altura. Las edades varían, por lo que es factible diferenciar entre adultos y juveniles de la especie. Los ojos son de color y tono amarillento pálido. El pico y las patas son de color y tono negruzco. El rostro, el vientre y la garganta son de color y tono blancuzco. La corona, la nuca y las partes superiores son de color gris. Las alas son de color y tono negruzco con 2 barras alares de color blanco. La cola es de color y tono negruzco. Los individuos suelen ser vistos en o cerca del nivel del suelo, en donde suelen correr con facilidad y con la cola abierta y erecta. Los adultos perchan en la parte superior de los arbustos y en los cables del tendido eléctrico o telefónico a los lados del camino. Los nidos que construyen tienen forma de copa abultada y están formados principalmente de grama, ramillas y otras fibras vegetales, mismo que colocan a alturas medias o bajas en los arbustos o en árboles. Las hembras colocan de 3 a 5 huevos por nidada, estos son de color y tono azulado pálido a azul verdoso. Los huevos están bien marcados con pequeñas manchas de color café y gris. Esta es una especie residente.

Entre los objetivos del Arboretum de la UFM se cuentan conservar y exhibir plantas y árboles vivos, tanto nativos como exóticos; conformar un refugio ecológico para las especies animales y vegetales del área que se encuentren en peligro; recuperar el ecosistema del campus de la Universidad; y contar con un inventario de la biodiversidad del campus.

El Arboretum UFM ofrece las lecciones perdurables para todos aquellos interesados en proteger el medio ambiente: 1. que son las personas en lo particular quienes deben preocuparse y responsabilizarse de su entorno, procesando la información específica de tiempo y lugar de sus localidades para descubrir nichos ecológicos; 2. que no existe incompatibilidad entre el crecimiento económico y la calidad del medio ambiente. y 3. que la efectiva protección del medio ambiente depende del establecimiento de instituciones que protejan los derechos individuales y que el reconocimiento de la propiedad privada constituye una condición esencial para mejorar la calidad del medio ambiente.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Ana Lucía Ortiz
Arboretum
luciaortiz@ufm.edu



.