Kan Shi-ying en el Auditorio Friedrich A. Hayek, de la UFM

Kan Shi-ying, ingeniero responsable del diseño y construcción del edificio Taipei 101, visitó la Universidad Francisco Marroquín para impartir una conferencia, reunirse con el claustro de la Facultad de Arquitectura y participar en un diálogo socrático, del martes 20 al miércoles 21 de junio de 2006.

Al darle la bienvenida, el rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S., dijo que “esta es una ocasión muy especial para la Universidad Francisco Marroquín.  Nos sentimos muy orgullosos de contar entre nosotros con personalidades tan distinguidas, por diseñar y erigir, respondiendo a muchos retos y desafíos, el edificio más alto del mundo”.  Ibárgüen expresó, en nombre del Consejo Directivo de la UFM, el más caluroso agradecimiento a la embajada de la República de China y a la Overseas Engineering & Construction Co. por la oportunidad que “Kan Shi-ying compartiera con nosotros su sueño hecho realidad, cuerpo y alma del Taipei 101”.

Al respecto, el Rector de la UFM citó, de El Manantial, de Ayn Rand: “Nada puede ser razonable ni hermoso, a menos que siga una idea central, y esa idea define todos los detalles. Un edificio es algo vivo, como un ser humano. Su integridad consiste en seguir su propia verdad, su único tema, y en servir a su propia y única finalidad. Un hombre no pide prestados trozos para su cuerpo. Un edificio no pide prestados pedazos para su alma. Su constructor le da el alma, y cada pared, cada ventana, cada escalera para expresarla”.

La presentación del visitante estuvo a cargo del decano de la Facultad de Arquitectura, Roberto Quevedo.

Con una altura estructural de 509 metros y con 101 pisos,
el Taipei 101, está situado en la capital de la República de China, Taiwán, y sobrepasa la altura de las Torres Petronas, en Kuala Lumpur.  El edificio es la estructura más alta, y cuenta con el punto de observación más alto del mundo.  Fue el primero en romper la marca de medio kilómetro de altura. 

Sus especificaciones de diseño están basadas en el número 8, que es de buena suerte en la cultura china.  El mismo recuerda una pagoda y, en ciertos aspectos, una planta de bambú.

Es estabilizado, frente a vientos y terremotos, por una bola de 800 toneladas de peso, que puede ser vista desde el bar y el resataurante.

Sus elevadores son los más rápidos del mundo; y suben a 60.48 kilómetros por hora, en tanto que bajan a 36.6 kilómetros por hora.

Durante su estancia en la UFM, Kan se reunió con estudiantes y profesores.  Impartió una conferencia pública el 20 de junio de 2006; y la misma trato sobre el Diseño estructural y construcción del edificio más alto del mundo.

También sostuvo un diálogo socrático el 21 de junio que versó sobre El colapso de las torres gemelas, implicaciones en la seguridad estructural del Taipei 101.  El diálogo fue moderado por el doctor Héctor Monzón, experto en sismoresistencia.

El ingeniero Kan es vicepresidente de Evergreen Consulting Engineering Inc.  Es ingeniero civil de la Universidad Cheng Kung y cuenta con una posmaestría en aquella casa de estudios.

Durante su segundo día de visita en la UFM, Kan visitó el Edificio Académico y su Ala Socrática; el nuevo edificio de la Escuela de Negocios, que se halla en construcción; la Biblioteca Ludwig von Mises y su sala de colecciones especiales; y el Museo Popol Vuh.

Más fotos,
aquí.