David Martínez-Amador es director del Centro Ibn Khaldun, de la UFM

Problemas metodológicos de la ciencia política neo-institucional: un retorno hacia las fuentes originales y  Problemas de identidad en el mundo islámico, son los títulos de las ponencias que David Martínez Amador presentará en el Segundo Congreso Internacional  La Escuela Austríaca de Economía en el Siglo XXI y en el XVIII Simposio Internacional sobre Medio Oriente y Norte de Africa, ambos en Argentina.

David Martínez-Amador, es profesor del 
Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, es director del 
Centro de Investigación Internacional Ibn Khaldun y miembro del 
Seminario de Filosofía de la 
Universidad Francisco Marroquín

En el primer trabajo, Martínez-Amador hace mención sobre la obra de tres grandes intelectuales que pueden ser considerados como parte de la influencia original del pensamiento austríaco en todas sus vertientes, incluyendo la Economía. Ellos son Herman Broch, Joseph Roth y Elías Canetti.  Estos tres autores, cuyas obras fueron  bestsellers en la época de oro del Imperio Austro-Húngaro -y que moldearon la cultura popular austríaca- nos permiten encontrar varios hilos conductuales importantes: una crítica al positivismo por rechazar la reflexión filosófica,  (Herman Broch, 1912); un rechazo al modelo imperial tiránico del Imperio Habsburgo (Joseph Roth, 1920); y el recelo hacia la masa, porque  anula al individuo ( Elias Canetti, 1927).  

“Cuando uno sintetiza esta línea teórica entiende mejor de donde vienen autores no sólo como los padres fundadores de la Escuela Austríaca como Brentano y Menger; sino sus grandes expositores de mediados de siglo XX: Ludwig von Mises y Friedrich A. Hayek”, explicó Martínez-Amador.

“En los primeros 20 años del siglo XX, el espíritu vienés ya había puesto en un lugar de importancia la reflexión sobre la persona humana, la incapacidad de atrapar todo lo humano en una fórmula y el miedo hacia el comportamiento salvaje de las masas. Posteriormente, la Escuela Austríaca escribirá sobre estos fundamentos. El paso de transición ideológica en Austria fue de la Literatura hacia la Psicología y luego a la Economía”, añadió.

La segundo ponencia, que se titula  Problemas de Identidad en el mundo árabe islámico, participará en el XVIII Simposio Internacional sobre Medio Oriente y Norte de Africa.  El mismo es organizado por el Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo, con sede en Argentina.  Este evento tiene un carácter regional y le permitará al Centro Ibn Khadun participar en un foro que agrupa a los diferentes centros de estudios islámicos.  Nuestra ponencia es una crítica hacia autores islamistas tradicionales como John Esposito, o Edward Said.  

“En la perspectiva de John Gray, la radicalización del mundo musulmán es producto de la mala aplicación que el mismo mundo musulmán hizo de los modelos occidentales: Nacionalismo, Socialismo y por último la Democracia Liberal”, comentó el director del Centro IK.  

El primer reto de desarrollo del mundo musulmán es construir una versión moderada que critique los excesos de prácticas toleradas en el Islam; como por ejemplo apedrear a mujeres adúlteras, o la circuncisión femenina. De no haber un proceso de autocrítica, el mundo islámico queda a la deriva entre la opción del estado laico impuesto por la fuerza, o la separación política en estados feudales para shiitas y sunnis.  

Contacto: 
David Martínez-Amador, director del Centro IK
centroik@ufm.edu