Mendel Samayoa, productor de la película guatemalteca Donde Acaban los Caminos.

Mendel Samayoa, productor de la película guatemalteca Donde Acaban los Caminos, se presentó en el Auditorio New Media el 3 de junio de 2004 para describir el proceso de producción de esa película. 

“Podría creerse que esto de hacer películas es magia; pero no, es un trabajo. Y para que todo vaya a tiempo y en presupuesto, el trabajo de producción debe ser cuidadosamente planificado y controlado, explicó Samayoa. El productor también mostró las fichas de castingque se llenaron para cada actor que llegó a la prueba inicial; y en ellas se incluyen fotos de cada aspirante, en qué fechas y horas está disponible para filmar, si tiene limitaciones de dieta, e incluso su número de calzado. El proceso de seleccionar locaciones los llevó a recorrer el país, fotografiando y documentando más de 200 posibles sitios para filmar.

En cuanto al equipo de producción, se logró reunir un grupo muy dedicado, compuesto principalmente por guatemaltecos, “todos y cada uno de ellos muy entusiastas y totalmente dispuestos a dar más de sí desde el primero hasta el último día de la filmación,” afirmó.

El documento clave que guió la realización fue el guión. La iniciativa de filmar la película nació con Mario Monteforte Toledo, quien consiguió el financiamiento y supervisó la creación de la primera versión del guión. Pero ese guión era demasiado extenso, pudiendo haber resultado “en una película de más de seis horas”, por lo que el equipo fue trabajándolo hasta lograr un guión manejable– a pesar, a veces, de lo que hubiera querido Mario Monteforte Toledo, quien a su edad tenía ideas muy claras pero inexactas de cómo se debía filmar una película. Por ejemplo, durante una visita al set, Monteforte reclamó por qué una escena se estaba filmando antes que otra que, en la cronología de la historia, ya debería haber sucedido, explicó Samayoa.

El productor refirió que, al finalizar el rodaje, se editó un primer corte con duración de 82 minutos. Cuando Monteforte lo vio, sintió que hacían falta ciertas escenas, y se dedicó él mismo a dirigir varias retomas. Sin embargo, según refirió Samayoa, Monteforte no tenía la experiencia necesaria para elegir las locaciones, vestuario, y escenografía que realmente reflejaran la época. La película fue terminada después de la muerte de Monteforte, y se encuentra actualmente en exhibición en festivales internacionales, en busca de distribuidores,”

Samayoa mostró clips de la película final, escenas que fueron recortadas, y ejemplos del video assisty la cámara de video que se usa en el setpara monitorear la filmación. Al finalizar su presentación, los
asistentesa la misma tuvieron oportunidad de
revisarlas diferentes versiones del guión, ver un álbum con fotografías de la producción, y curiosear las carpetas con documentación de casting, locaciones, y otros detalles.