Julio Arenas en la sala de revistas de la Biblioteca Ludwig von Mises  
NewMedia

Julio, ¿Desde cuándo colabora con laUFM?Mire ya tengo como 28 años de estar aquí. Lo que pasa es que cuando vine a la Universidad, yo vine aquí a cuidar la puerta. Don Fernando Juárez-Paz fue el que me trajo aquí. En aquel tiempo no había quien cuidara; había, pero se iba a las 5 de la tarde, entonces me habló a mí para que yo me viniera a las 5 a cuidar la puerta. Usted se acordará que el viejo campus de la Universidad era muy chiquito. Se metían todos los estudiantes al parqueo y ya los catedráticos no cabían ahí. Entonces querían una persona que estuviera cuidando. Pero yo tuve un problemita, se quemó la empresa donde yo trabajaba y don Fernando me estaba esperando ese día en el portón, con doña Vera de Aguirre, y me dijeron que qué había pasado, entonces le conté a él verdad. Entonces le hablaron a miss Lissa Hanckel. Ella me habló para que fuera a ordenar los libros en la biblioteca. Así fue que me fui quedando en la Universidad.

Pasó de cuidar la puerta a ordenar los libros en la biblioteca. ¿Cómo era la biblioteca en ese tiempo?
¡Aaaaay, muy chiquita! Fíjese que Arquitectura era una cuartito como de 3 x3, Economía igual, para pasar hacia Referencia había un callejoncito en el que apenas cabía uno. Era como de 1 metro el callejón; y en ese callejón había una estantería de un pie y entonces apenas pasaba uno ahí. Y las oficinas chiquitas, ahí cabían la directora y subdirectora. Ellas estaban en lo que era una cocina, hasta los gabinetes se quedaron ahí prendidos. Y en la sala de lectura habían cinco mesitas bien chiquitas y sólo cabían dos estudiantes por mesa.

¿Y qué hacía usted en la biblioteca?
Ahí comencé a poner los libros, pero usted sabe que no es sólo poner sino que hay que ordenarlos por medio de las clasificaciones; entonces, bueno, comencé a limpiar los libros y después me di cuenta de lo qué hacían los demás trabajadores de la biblioteca y rápido aprendí. Y entonces miss Hanckel me dijo bueno, yo miro que usted rápido aprendió a poner libros, así es que encárguese usted de poner los libros todos los días. Porque antes, como había dos turnos, entonces yo venía en las tardes y había otro en la mañana.

Y después de colocar libros en las estanterías ¿qué más hizo?
Entraba a las 2 de la tarde y me iba a las 5 al portón, dedicándome un tiempo a eso. Pero ya después me hablaron para que me quedara todo el día en la biblioteca. Otra cosa que pasó es que nació el departamento de Audiovisuales, porque en aquella época la biblioteca tenía eso. Tenía un televisor, una vídeo, un retroproyector y dos proyectores de slidesy hacía cosas de la Biblioteca y de Audiovisuales.

Pero eso no fue en este campus&
No, no en este edificio. Eso fue después. Cuando nosotros nos venimos aquí, doña Jeannette de Criado compró una fotocopiadora, y tenía que ver yo la fotocopiadora, aparte de lo de Audiovisuales y de ordenar libros. Teníamos que registrar las revistas nuevas y sellarlas, hacer un montón de cositas. Pero ya después, doña Jeannette de Criado, en este edificio, dijo ella que cada vez que me llamaba no me encontraba. Y, mirá mijo,me decía, ¿qué pasa contigo que nunca estás aquí?Y le digo, mire que tengo que poner unos aparatos y como siempre me llamaban por teléfono.Y tenía el gran problema de que me llamaban de allá en el Edificio Académico cuando estaba aquí, en la Biblioteca; y me llamaban de allá, cuando estaba aquí. Entonces me mantenía así y nunca me estaba en la Biblioteca y a ella no le pareció eso, pues. Pero fue un año o dos que di servicio de audiovisuales con doña Jeannette. Entonces ya me quedé directamente aquí en la biblioteca.

¿A cargo de?
Mire, en aquel entonces me decían Mil usos, porque hacía un montón de cosas. Resulta que yo, pues aquí soy encargado de dar información, sellar los libros nuevos, ver si esos libros nuevos ya están, velar por la seguridad de los libros. Como usted sabe que hay un sistema de seguridad y& hay veces que hay necesidad de hacer algún mandadito y lo hacemos.

¿La biblioteca no se vino aquí directamente campus viejo, verdad?
No. La biblioteca, cuando vino del campus viejo, se quedó en el primer nivel del Edificio Académico y trdó creo que tres años ahí, y de ahí nos venimos para acá donde estamos ahora.

¿Cómo ha sido su experiencia de trabajar aquí en la Universidad?
Yo pienso que la mejor experiencia que he tenido en mi vida ha sido la de colaborador de laUniversidad Francisco Marroquín.  Aunque colaboro en la Biblioteca; para mí es la Universidad.  Para mí  es lo más lindo que me ha pasado,  pues& aparte de mi familia pues.  De primero es mi familia y después es mi trabajo.  Pero eso para mí, como le digo, ha sido la cosa más feliz.  Me siento muy contento porque aquí le dan oportunidad a uno, pues, de aprender verdad.  Le dan oportunidad  para que estudie uno, le dan confianza, yo creo que& la primera directora cuando yo estuve fue miss Lissa Hanckel y ella me dio mucha oportunidad.  Como le decía al poco tiempo nació el departamento de Audiovisuales& le decía yo miss Hanckel, fíjese que no funcionan los aparatos. Y me contestaba usted mire cómo sale.Entonces a mí me dio mucha confianza ella para que yo me fuera desenvolviendo.

¿Cuál es su mejor recuerdo durante esto años?
Aaah& uno de los mejores recuerdos, no recuerdos si no que la que me gana en años de estar aquí es doña Vera de Aguirre; después sigo yo& y como le digo, recuerdos& recuerdos qué le digo, he aprendido mucho, pues; y me di a conocer por medio de Audiovisuales. Ese para mí ha sido un buen recuerdo que me voy a llevar, pues. La Universidad me ha brindado bastante, el Consejo Directivo, pues; y los directores el licenciado Julio Cole y Silvia que me han ayudado bastante.

[ ]