William Weston, durante su investidura en la UFM, recibe el doctorado de manos del entonces rector, Fernando Monterroso V.

William W. Weston, que se distinguió por su dedicación a diseminar los principios de la libertad individual -y a la vez por servir de modelo vivo de la aplicación de aquellos principios-,  falleció el martes 15 de febrero de 2005 en Stuart, Florida.

“El renacimiento del liberalismo en América Latina, entendido como el fundamento intelectual de una sociedad libre, está en deuda con Bill que es un gran hombre especialmente en el tamaño de su nobleza”, dijo el rector  emeritusde la UFM, Manuel F. Ayau, durante la ceremonia en la que Weston recibió el doctorado  honoris causa en Ciencias Sociales, en mayo de 1996.

Weston fue presidente fundador de la Foundation Francisco Marroquin en Estados Unidos.  Desde ahí, durante casi 20 años, trabajó con dedicación y ahínco para ayudar a personas e instituciones por toda América Latina que defienden la libertad, la economía de mercado y el estado de derecho, contra toda forma de acoso.

Sobre Weston, la presidenta del Ludwig von Mises Cultural Institute en México, Carolina Bolivar, dijo que “sólo una persona como él, con convicciones firmes sobre la libertad y con una gran autoridad moral, pudo haber hecho avanzar nuestra causa con un extraordinario nivel de éxito”.

Como periodista, Weston denunció y evitó el intento de colusión entre las petroleras británicas y norteamericanas que pretendían “racionalizar el mercado”, después de la II Guerra Mundial.  Como consecuencia de ello fue invitado a trabajar para la Sun Oil Company -cuyos propietarios creían en el mercado libre y detestaban las maquinaciones destinadas a limitar la competencia libre en cualquiera de sus formas.

Desde aquella posición defendió la sociedad libre durante 31 años hasta que se retiró y se dedicó a la consultoría y a las relaciones públicas en instituciones como el Law and Economics Center de la Universidad de Miami, y luego como presidente de la Foundation Francisco Marroquin. 

Weston se graduó de la escuela secundaria durante la gran depresión económica de los años treinta y trabajó para pagar sus estudios en la universidad.  Luego de graduarse ocupó varios puestos en la W.C. Platt Publishing Co. y en 1944 aceptó una oferta en el New York Journal of Commerce, donde fue editor del área de petróleo.

“Bill Weston fue un gran soldado de la libertad. Como tal, se comprometió incondicionalmente con nuestra Universidad y con su misión de promover una sociedad de personas libres y responsables.  Dotado de un inspirado carisma y de una innegable aptitud para establecer contactos y obtener resultados, sus gestiones  germinaron y fructificaron en un importante apoyo financiero a la Universidad,  en los momentos en que más lo necesitaba.  Bill no fue un académico, en el sentido formal del término,  pero sabía mucho más que la mayoría de nosotros sobre las opiniones de los filántropos interesados en la educación y preocupados por la batalla de las ideas.  Hemos perdido a un gran aliado y amigo”, dijo el rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S. 

Como lo señaló Manuel Ayau, en el encomio de 1996, “Todos nosotros, en la Universidad Francisco Marroquín admiramos a Bill Weston y tenemos mucho que agradecerle”.