Un grupo de estudiantes en el Agora de la Universidad Francisco Marroquín

El 12 de agosto de 2006, la Universidad Francisco Marroquín cumplirá 35 años de enseñar y difundir los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables, en un marco de excelencia académica, definida como “la calidad de ideas, principios y actuaciones de quienes, como profesores o alumnos, se sitúan habitualmente por encima del simple cumplimiento material y rutinario de su deber, constituyendo ante todos un ejemplo vivo de vida coherente”.

Estudiantes como Alejandra Hurtado, Maurice Comte y Luis Alvarez, de tercer año en la Facultad de Arquitectura, han visto superadas sus expectativas en la UFM y se refirieron positivamente a aspectos como la tecnología disponible, los catedráticos y las oportunidades de estudiar afuera. 

Alejandra Mazariegos, Johnny Bonilla, Josué López, Mauricio Zachsirsson, Juan Pablo Gómez y Ana Lucía Palmieri, de segundo año de la Facultad de Ciencias Económicas en el tema de la tecnología y en la calidad de los docentes.  Hicieron alusión a que la experiencia puede ser agotadora, pero siempre enriquecedora.  López dijo que las clases son siempre interesantes, Mazariegos dijo compartir la filosofía de la Universidad; y Zachrisson dijo que lo mejor son las personas, las clases y el ambiente.

Irene Aguilar, de Psicología, hizo alusión a que en la UFM todo es muy profesional.  Johnatan Obrist, por su parte, dijo que he conocido varias universidades y esta me encanta.  Me gusta la forma en que se dan las clases y que los catedráticos nos ayudan.

“Los fundadores de la Universidad Francisco Marroquín conceptuamos válidas 
ciertas convicciones, y aun cuando algunas de ellas son más o menos comunes a los dirigentes de otras universidades, hemos creído conveniente y necesario fundar otra Universidad. Creemos que debe existir una oportunidad de superación académica diferente de las ya existentes; una oportunidad diferente tanto en lo que respecta a la orientación administrativa y docente como en lo referente a la filosofía sobre el orden social y a la formación profesional que conducen al progreso pacífico de los pueblos”, dijo Manuel F. Ayau, rector emeritus de la Universidad Francisco Marroquín, en su discurso inaugural.

La UFM se destaca por sus estudiantes, y su claustro de profesionales de reconocido prestigio en la comunidad guatemalteca y extranjera, por grupos pequeños de alumnos, por la oportunidad de proseguir estudios en el extranjero gracias a sus vínculos estrechos con varias universidades e instituciones de otros países, y por su campus moderno y bello en el cual ha sido constituido un 
arboretum.  También por el aprovechamiento de la tecnología en beneficio de los estudiantes y de los usuarios de las herramientas académicas que ofrece la Universidad, tales como el Centro de Recursos Digitales 
New Media, y la Biblioteca 
Ludwig von Mises.

Además de posibilidades de intercambios con instituciones como la Universidad de Tulane, Texas A&M, George Mason University y la Cleaveland Clinic, por ejemplo, los estudiantes de la UFM tienen la oportunidad de estudiar con distinguidos profesores extranjeros y de intercambiar con profesionales y académicos de éxito en todo el mundo. Unos vienen de tiempo completo y otros dan conferencias o seminarios ocasionales. Entre ellos se cuentan 
, de la Feng Chia Universtity, de Taiwán; 
 ex rector de la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas, de Argentina; 
, creador de la Regla de Taylor, en Economía; 
, ex vicepresidente de Wal Mart; 
, psicólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison; 
, profesor de Anestesia en la Southern California School of Dentistry; 
, filósofo del Ludwig von Mises Institute; y de 
, arquitecta de Texas A&M, entre otros. 

Friedrich A. Hayek, Milton Friedman, James Buchanan y Vernon Smith, premios Nóbel en Economía,  han recibido 
doctorados honoríficos de la UFM; en compañía de docenas de intelectuales destacados en los campos de las ciencias, el derecho, las humanidades y la literatura.  

En el área cultural, la UFM cuenta con la 
Organización para las Artes Francisco Marroquín, que organiza festivales internacionales de música y ballet con artistas y conjuntos renombrados. Igualmente con el 
Museo Popol Vuh, dedicado a la conservación del patrimonio histórico guatemalteco y una importante colección de objetos prehispánicos y arte colonial. En su campus se encuentra el Museo Ixchel de textiles indígenas.