LogoUFMvertical.jpg

La influenza A H1N1 es una enfermedad respiratoria contagiosa. El factor más importante para que el virus se fije es la humedad, como el de la mucosa de la nariz, boca y ojos. Los primeros síntomas de la influenza A H1N1 se parecen a los de la gripe, incluyendo fiebre, tos, dolor de cabeza, dolor en músculos y articulaciones, dolor de garganta, secreción nasal, y en ocasiones vómito y diarrea. Si tienes dudas, no vaciles en visitar a tu médico.

Para evitar el contagio, que se da antes de que aparezcan los síntomas, no se debe de llevar las manos a la cara, ojos, nariz y boca, no estar con gente enferma, tirar siempre los pañuelos que se utilizan al toser o estornudar, evitar los besos y lavarse las manos constantemente por 15 o 20 segundos cada vez. El alcohol para limpiarse las manos es una buena opción, porque torna inactivo al virus y lo mata. Es importante recordar que el virus puede vivir hasta 10 horas en una manija o superficie lisa.

Si desea más información, visite http://my.clevelandclinic.org/news/2009/swine_flu_symptoms_prevention.aspx, y http://my.clevelandclinic.org/disorders/influenza/hic_swine_flu_swine_influenza_virus_subtype_a_h1n1.aspx .

La gripe A afecta a personas entre 20 y 50 años de edad, pero no es letal. Lo que ocasiona la muerte es la complicación de la enfermedad causada por el virus, que es la neumonía. Es recomendable empezar a tomar medicamentos dentro de las primeras 72 horas luego de detectado el virus. Una vez la persona supera la enfermedad, queda inmune a ésta. Es preferible que las mujeres embarazadas tomen medicamentos bajo estricto control médico. Una persona con VIH, diabetes, SIDA o cáncer puede tener mayores complicaciones que una persona sana en caso de contagio.

Aunque se la conoce como porcina; esta se transmite de persona a persona, y no existe riesgo de contagio si se consume carne de cerdo. El período de incubación del virus es de cinco a siete días y los síntomas aparecen casi de inmediato. Estar vacunado contra la influenza estacional no hace inmune a la persona contra este virus, aún no hay vacuna contra la gripe porcina.

Los cubiertos para comer y los platos utilizados por alguien que está enfermo no necesitan ser lavados por separado, pero es muy importante que éstos no sean compartidos sin que antes se laven completamente.

Personas con algún miembro de su familia infectado con el virus pueden asistir al trabajo con normalidad. Sin embargo, deben de monitorear su salud a diario y tomar todas las precauciones, incluyendo lavarse las manos, especialmente después de toser o estornudar. Si se enferman, deben de notificarlo a su superior, quedarse en casa, evitar el contacto con terceros y buscar tratamiento médico lo más rápido posible.

Todas las personas son susceptibles a contagiarse con la influenza A H1N1, por lo que siempre se debe mantener la higiene dentro del hogar, en las oficinas y de los distintos tipos de utensilios que se manejan diariamente, así como evitar los lugares públicos.



.


Todos somos susceptibles de contagiarnos con influenza A H1N1; tomemos las precauciones necesarias.