Los graduandos al momento de ser juramentados por el decano Rodolfo Herrera-Llerandi

Los médicos que se gradúan en 2005, en la Facultad de Medicina de la Universidad Francisco Marroquín, hicieron el juramento hipocrático durante un acto celebrado el viernes 6 de mayo de 2005.

En presencia de autoridades de la Universidad y de la Facultad, así como de invitados especiales, familiares y amigos, los nuevos médicos fueron juramentados por el decano Rodolfo Herrera-Llerandi.

En su parte conducente, aquel tradicional juramento dice: “A aquel quien me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; el participará de mi mantenimiento y si lo desea participará de mis bienes. Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada, si ellos desean aprenderlo.

Instruiré por concepto, por discurso y en todas las otras formas, a mis hijos, a los hijos del que me enseño a mí y a los discípulos unidos por juramento y estipulación, de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas.

Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del prejuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa.

No operaré a nadie por cálculos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica. A cualesquier cosa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, obteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de la lasciva con las mujeres u hombres libres o esclavos.

Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deban ser público, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas.

Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro.”

Durante el acto, conducido por el doctor Edgar López, la doctora Margarita Barnoya impartió una charla sobre la oncocercosis, o mal de Robles. Así mismo, el graduando distinguido, Javier Barreda, tuvo a su cargo las palabras en nombre de sus compañeros.

También fueron entregados los premios a los primeros lugares de la promoción, por el doctor Rodolfo Marroquín; y los premios de tesis, por el doctor Jorge Tulio Rodríguez. 

Cerraron el acto las palabras del rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S., y las del decano de la Facultad. Al final los graduandos, sus familias y catedráticos departieron en un almuerzo.

Más fotos
aquí