Karen Cancinos, al frente y al centro, con algunos compañeros en el jardín de Monticello, la casa de Thomas Jefferson

Karen Cancinos, estudiante de la maestría en International Political Economy (IPE) de la Facultad de Ciencias Económicas, y profesora auxiliar de Filosofía Social, asistió al Social Change Workshop for Graduate Students en la Universidad de Virginia en junio de 2005.

Dicha actividad fue organizada por el
Institute for Humane Studies adscrito a la George Mason University, para reunir a estudiantes de posgrado de diversas disciplinas y países con el objetivo de analizar la dinámica y las vertientes del cambio social. Este año participaron en aquel taller 125 estudiantes, en su mayoría candidatos de doctorado en Economía y Ciencias Politicas, provenientes de 22 países.

“Asistimos sólo cinco latinoamericanos, de los cuales tres estudiaban en Estados Unidos. Es decir que sólo la UFM y la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas, de Argentina, tuvieron presencia en cuanto a universidades de la región. Pocos pero buenos, eso sí: nuestra estancia fue provechosa y productiva”, dijo Cancinos.

A la licenciada Cancinos lo que más la impresionó fue comprobar la claridad de ideas que se promueve y se vive en la UFM. “La corrección política es un cáncer, incluso en las universidades estadounidenses más prestigiosas. Por eso me sorprendió gratamente corroborar nuestro excelente nivel académico y nuestro compromiso con la Libertad. El primero no desmerece ni un ápice del de cualquier universidad famosa, y en cuanto al segundo puedo afirmar que somos punteros, y eso es algo de lo cual debemos estar orgullosos”, explicó.

Cancinos también contó sus vivencias. “Nunca pensé que compartiría con un Premio Nobel de la manera en que me ocurrió. Junto con otros tres estudiantes (de México, China y Holanda) nos sentamos en el piso del auditorio a charlar amenamente con James Buchanan antes de que llegaran los demás para escuchar su conferencia. Estaba feliz ya que no todos los días se sienta uno quince minutos en las gradas a platicar con uno de los grandes”, relató.