Vista de la sesión del club de lectura del Centro David Hume, en el que se discutió El origen del hombre.

La obra El origen del hombre, de Charles Darwin, fue puesta a discusión entre los integrantes del club de lectura del Centro de Ética David Hume, de la Universidad Francisco Marroquín en la reunión que tuvieron el 19 de noviembre de 2009.

Se creía, con autores como Copérnico, Galileo y otros; que éramos el centro del universo. Desde los años veinte, la Iglesia aceptó la teoría de la evolución, pero hizo énfasis en que el alma del hombre es creación de Dios. Se pensaba que tantos los monos como los hombres habían recibido directamente un alma, con la diferencia de que el alma de los segundos es inmortal […] Darwin jamás dijo que proveníamos del mono; tampoco que únicamente sobreviven los más aptos, ni que los genes se refuerzan con el tiempo. Aunque “mutemos”, no podemos convertirnos en otra cosa distinta de nosotros. Un individuo no evoluciona solo, es toda una población la que logra evolucionar. Hay que tener más claro el concepto de evolución. Los evolucionistas dicen que el diálogo no está cerrado, ni el evolucionismo es un tema que ya haya pasado de moda; la prueba es que aún se sigue discutiendo sobre él. El evolucionismo puede ser una teoría simple, pero no debe creerse que tienda al perfeccionismo. El evolucionismo sólo habla de cambio, manifestó el doctor Amable Sánchez, moderador del encuentro.

Una entrevista breve sobre la evolución, con Jerry A. Coyne, autor de Why Evolucion is True, está disponible aquí.

En la discusión se habló de la controversia que existe con quienes proponen el creacionismo y el diseño inteligente como alternativas a la evolución. Si bien estas opciones tienen numerosos seguidores, principalmente en los Estados Unidos (de América), el consenso de los científicos es que la evolución mediante la selección natural es una teoría con tantas evidencias que se puede considerar un “hecho”, explicó Roberto Blum, director del Centro de Ética.

También se plantearon dudas como las siguientes: ¿tiene el evolucionismo relación con la cultura, la moral y con la fe? ¿Es el ser humano un punto de llegada o sólo un paso, una transición? ¿Hacia dónde vamos?

El Centro de Ética de la Universidad Francisco Marroquín es un foro de discusión en el que nadie debe sentirse desaforado, que busca construir un espacio abierto y permanente de reflexión sobre la experiencia humana en una sociedad de personas libres y responsables.

Más fotos disponibles aquí.

Contacto:
Roberto Blum
Director del Centro de Ética David Hume
rblum@ufm.edu



.