Vista nocturna del acceso principal a la Plaza de la Libertad

La Plaza de la Libertad es el Centro Cultural del campus de la Universidad Francisco Marroquín y está conceptualizada como una antesala a las más diversas formas de creatividad manifestada en exposiciones, conciertos, conferencias, teatro y encuentros.

Su lema es: La libertad es el clima del genio, donde ésta no existe el genio no florece; frase acuñada por el poeta Amable Sánchez.

Junto con los museos Popol Vuh e Ixchel, el Auditorio Juan Bautista Gutiérrez y el Centro de Seminarios, la 
Plaza de la Libertad rinde homenaje al perfeccionamiento humano que se alcanza mediante la libertad para pensar, crear, actuar, vivir y expresarse.

La Plaza está adornada por el 
, obra del escultor Arturo de la Riva; y el mismo está basado en el logotipo de aquel espacio, mismo que se compone de varias siluetas humanas estilizadas y danzando en el viento. Con ello se simboliza la importancia de la libertad individual en la sociedad. Las siluetas crecen escalonadamente para reflejar que sólo en libertad podemos crecer como individuos. Los colores utilizados son los institucionales de la UFM, dándole mayor importancia al rojo, pues él simboliza la libertad misma.

La construcción de la Plaza de la Libertad ha sido posible gracias a donaciones particulares y al patrocinio del Banco G&T Continental cuyo presidente, Mario Granai Arévalo -en la
inauguración– dijo que “Defendemos la libertad de creer, libertad de decidir y actuar, libertad de pensar y expresarse, libertad de respetar y ser respetado”.