Este recorte, con la palabra Recuerdo, fue hallado en uno de los libros en la Biblioteca Ludwig von Mises.

Recortes de prensa, hojas de tusa, diseños con escritos, tarjetas postales, cartas, hojas con anotaciones, flores, fotografías, recibos, y otros objetos diversos suelen ser encontrados entre los libros que le son donados a la 

Biblioteca Ludwig von Mises, de la 
Universidad Francisco Marroquín.

Esos objetos eran usados como marcadores de páginas; “y algunos podrían tener que ver con la personalidad del donante”, dijo Marisol Zúñiga que, junto a Wendy Constanza, Alma Rosal y Dolores Díaz, se ocupan del taller de restauración y encuadernación de la biblioteca von Mises.

Actualmente, en el taller se está trabajando en la limpieza de la Donación Popenoe, la cual cuenta con aproximadamente 2,300 libros. 

“En ésta colección hemos encontrado libros de entre 1735 y 1961; y para realizar esta actividad, tomamos medidas de seguridad; utilizamos equipo especial para trabajar en la limpieza, mismo que incluye mascarillas, lentes especiales, guantes de látex y guantes de algodón” relató Zúñiga.

“Algunos libros dan la impresión que los leían con la iluminación de velas, porque en varias páginas se encontraron residuos de cera. A cada uno de los libros se les realiza una limpieza especializada, hoja por hoja, y para eso utilizamos brochas para quitar polvo. Con algodón limpiamos las portadas y usamos espátulas para desdoblar esquinas”, explicó.

“El tiempo que utilizamos depende de la cantidad de hojas que tenga cada libro; y el mismo puede ser de entre 15 y 60 minutos”, concluyó Zúñiga.

Más fotos,
aquí

Contacto: 
Grete Pasch, directora de la Biblioteca
gpasch@ufm.edu