Los nuevos estudiantes de Medicina frente a Atlas Libertas, en la UFM.

Estudiantes de primer ingreso de la Facultad de Medicina, de la Universidad Francisco Marroquín participaron en un programa de inducción que se llevó a cabo del 11 al 14 de enero de 2010 y que fue coordinado por María Teresa Pivaral, asesora pedagógica de aquella unidad académica.

En el primer día de inducción los estudiantes recibieron una plática sobre la UFM en el Auditórium Milton Friedman; y posteriormente participaron en un tour guiado por el campus para familiarizarse con éste.

El martes 12 de enero los alumnos Paul Oudanne y Juan Carlos Ruiz, de quinto y sexto año respectivamente, dieron una plática a los de primer ingreso sobre sus experiencias de la vida académica. Además, los padres de familia de los nuevos estudiantes visitaron las instalaciones de la Facultad y asistieron a una plática en el Aula Magna, dada por el decano, doctor Federico Alfaro, que trató sobre la historia, misión, el pensum de la carrera y el reglamento general de la Universidad.

El Decano les dio la bienvenida a los estudiantes y les enseño las instalaciones de la Facultad y el Hospital Universitario Esperanza, donde fueron bienvenidos por el doctor Edgar López Álvarez, secretario de Junta Directiva y la doctora Claudia Cáceres, jefe de residentes. El rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen, participó en la bienvenida que ofreció el Decano.

Por último, el jueves 14 de enero se hizo una evaluación de comprensión de lectura del material Medical Detectives y se realizaron algunas dinámicas de integración con el objetivo que se conocieran todos los estudiantes entre ellos. Ese día el Rector les dio la bienvenida personalmente y les habló sobre la misión de la UFM que es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables; así como del compromiso que esta universidad tiene con la excelencia. En la UFM, la excelencia es “la calidad de ideas, principios y actuaciones de quienes, como profesores o alumnos, se sitúan habitualmente por encima del simple cumplimiento material y rutinario de su deber, constituyendo ante todos un ejemplo vivo de vida coherente”. La excelencia así entendida “solo es posible en un marco de libertad, competencia y respeto”.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Federico Alfaro
Decano
medicina@ufm.edu



.