Miguel Gutiérrez, Paulo de León, de CABI; y el rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S., en el laboratorio Vernon L. Smith

Paulo De León y Miguel Gutierrez, directivos del Central American Business Inteligence, visitaron el 

Laboratorio de Economía Experimental Vernon L. Smith, de la 
Universidad Francisco Marroquín, acompañados por el rector, Giancarlo Ibárgüen S.

En el sector privado, la economía experimental permite probar diseños y procedimientos de mercado en el laboratorio, antes de ser aplicados en el campo. Los negocios también han explorado la habilidad de los mercados experimentales para recoger y procesar grandes cantidades de información.

En el sector público, la economía experimental permite estudiar los posibles efectos diferentes opciones de políticas públicas en un ambiente controlado y a escala. Aunque los experimentos no proveen respuestas inequívocas a las interrogantes económicas, sí son una manera rápida y de bajo costo de identificar posibles problemas de las políticas antes de ser implementadas.

Durante su investidura como Doctor  Honoris Causa, en la UFM, Vernon L. Smith 
explicó la relación entre la Escuela Austriaca de Economía y la Economía experimental.

Previo al desarrollo de la economía experimental, los economistas se concentraban en teorías matemáticas abstractas acerca del comportamiento de las personas y del funcionamiento de los mercados.  En 1956 Vernon L. Smith decidió estudiar estas teorías en el laboratorio, para ver si eran de hecho descriptivas de los mercados reales. Desde ese entonces la metodología experimental se ha convertido en una herramienta estándar dentro de la ciencia económica. La aceptación de esta nueva metodología es tal que en 2002 Vernon L. Smith compartió el premio Nobel en economía por desarrollar la economía experimental. Actualmente es común utilizar sujetos realmente motivados con dinero en efectivo para toma de decisiones en los experimentos. Dichos experimentos nos permiten comprender mejor los fundamentos del comportamiento humano, así como las propiedades de los mercados y otros mecanismos de intercambio, pues nos permiten observar la conducta real de personas sujetas a incentivos reales. En la UFM, el Laboratorio es dirigido por el doctor 
Diego Aycinena.

CABI es una firma de investigación, que brinda servicios de análisis económico, político y financiero, en los mercados y en la política, para facilitar la toma de decisiones de sus clientes.  Sus miembros publican la bitácora  The Black Box, sobre economía y política de Centroamérica.  Carlos Mendoza y Diego Joachin, de la UFM, son miembros de CABI.

Contacto: 
Giancarlo Ibárgüen S., rector
rectoria@ufm.edu