Centro de Diseño y Centro Cultural del proyecto
David Garda

Será el más grande downtownitaliano.  Indudablemente una de las operaciones inmobiliarias y de redefinición urbana más importantes del mundo.  Dentro de menos de 10 años, tres nuevas torres de oficinas caracterizarán el skylinede Milan, la ciudad más pujante de Italia: el centro de la moda y del diseño made in Italy.  Más de 1,500 unidades de vivienda, concebidas con las últimas tecnologías, se abrirán a un parque urbano de 15 hectáreas, en donde encontraremos centros comerciales de bajo perfil, un Design Centercon showroomsde altísimo nivel, un Design Museumy Centro Cultural, y el nuevo Museo del Niño.  Y el coordinador del proyecto es el arquitecto David Garda, profesor de la Facutad de Arquitectura de la Universidad Francisco Marroquín.

Esta operación inmobiliaria es posible en el momento en que Luigi Roth, Presidente de la Fundación Fiera di Milano, decide mover las actuales instalaciones de la famosa Feria de Milán, una las más grandes del mundo, en la periferia de la capital lombarda, a un área que permita un desarrollo más racional, servida por el metro, trenes de alta velocidad, y en cercanía del aeropuerto internacional de Malpensa. La nueva Feria de Milano, definida como Nuevo Polo entrará a funcionar dentro de pocos meses y será un centro de exposiciones internacionales imbatible, con sus 1.5 millones de metros cuadrados de pabellones, centros de conferencias, hoteles, y más.  Como consecuencia de este traslado se abre a desarrollo un segmento central de Milano, situado a tan solo 2 kilómetros de la Piazza del Duomo, el tradicional centro histórico de la ciudad.  Un terreno de 255,000 metros cuadrados, o sea de aproximadamente 36 manzanas, situado en un contexto urbano desarrollado a partir de finales de 1800s, con destinación eminentemente residencial y terciaria.

La Facultad de Arquitectura
de la Universidad Francisco Marroquín 

tiene el agrado de invitarle a la presentación del proyecto

Un nuevo centro para Milán
por el arquitecto David Garda
coordinador del mismo 

Centro Cultural
Universidad Francisco Marroquín
Auditorio Juan Bautista Gutiérrez
6 Calle final, zona 10

miércoles 3 de noviembre de 2004
6:30 p.m.

Entrada gratuita

Una decisión ambiciosa
La decisión de la junta directiva de la Fundación Fiera di Milano fue muy ambiciosa: en vez de subastar el lote y otorgarlo al mejor postor, se decidió  optar por una subasta negociada y sujeta a un concurso de arquitectura que garantizara una elevada calidad de diseño y lograra lanzar la ciudad de Milan a desempeñar un rol de liderazgo a nivel mundial proponiendo un pujante nuevo centro urbano, con un parque a uso público sensible a las temáticas ambientales, un desarrollo inmobiliario concebido a la luz de las necesidades contemporáneas, en donde la vivienda se interpretara teniendo en cuenta factores de seguridad, tiempo libre, ahorro energético y sensibilidad ambiental.  Un lugar de negocios que se planteará como el nuevo corazón pujante de una ciudad que no quiere renunciar a su liderazgo mundial en los sectores culturales e industriales, principalmente el diseño y la moda. 

La contienda arquitectónica,  ocupo a más de veinte estudios de arquitectura de todo el mundo, entre ellos: Rem Koolhaas, Richard Rogers, Jean Nouvel, David Chipperfield, Norman Foster, Frank Gehry, Rafael Moneo, Renzo Piano, Khon Pedersen Fox, Erick Van Egeraat, Arata Isozaki, Daniel Libeskind, Zaha Hadid y Pier Paolo Maggiora. 

Los tres grupos finalistas fueron: Citylife (cuyos investors eran: Generali, RAS, Fondiaria SAI, Lamaro Appalti y la española Grupo LAR), con los arquitectos: Hadid, Isozaki, Libeskind y Maggiora; Pirelli Real Estate con Renzo Piano como único arquitecto; Risanamento con Norman Foster, Frank Gehry y Rafael Moneo.

Finalmente, el proyecto seleccionado fue el presentado por el grupo Citylife, cuya oferta monetaria para cubrir el terreno fue de más de 500 millones de euros.

De esta manera, Milan se lanza a competir con las demás urbes europeas de peso: Londres, Berlín, Paris, Barcelona, han sido ejemplo de renovación urbana ya en muchas oportunidades.

Cinco mil empleados trabajarán en los tres rascacielos, y una cantidad similar habitará en los 1,500 apartamentos que surgirán rodeando el parque.  Las tres torres, diseñadas por Isozaki, Hadid y Libeskind, miden 216 m, 170m, y 150m respectivamente.  Se trata de arquitecturas atrevidas, de formas originales, que logran un conjunto integrado debido a que utilizan los mismos materiales, colores y texturas.  Los tres edificios cuentan con la más elevada tecnología para alcanzar los vértices de la funcionalidad, flexibilidad de uso y ahorro energético.

El coordinador del grupo de diseño fue el arquitecto David Garda, quien en pasado fuera asociado a la firma de Pier Paolo Maggiora.  Para Garda el reto fue lograr plasmar en un plan maestro las distintas ideas que los cuatro diseñadores tenían para interpretar este nuevo centro de ciudad.  El parque reviste un rol central ya que se trata de un espacio publico que debe de contribuir a aumentar la cualidad ambiental de la urbe y, a la vez, lograr un escenario atractivo para los nuevos residentes.  El diseño del parque fue encargado a Vittorio Ingegnoli, quien es uno de los fundadores de la landscape ecology, una corriente emergente que se basa en conceptos de ecología y bío-potencialidad y en vez de privilegiar la componente estética, como se ha hecho siempre en el pasado, se concentra en minimizar los recursos como el agua y la energía necesarias para mantener el parque, utiliza plantas y árboles que pertenecen a la región.

El nuevo centro de Milano será indiscutiblemente meta de turistas y locales pues el surtido de actividades comerciales, recreativas y culturales a disposición es realmente muy amplio, dijo Garda.   

Más fotos del proyecto
aquí.