Mónica de Zelaya; Luis Ernesto Rodríguez, presidente del Comité de Fiduciarios de la UFM; y Giancarlo Ibárgüen S., rector, durante la entrega del Premio Nozick

Mónica Río Nevado de Zelaya, directora del Departamento de Administración de Empresas, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Francisco Marroquín, fue la ganadora de la segunda edición del Premio Robert Nozick, en esta casa de estudios.

La presea fue establecida por el Consejo Directivo de la UFM para premiar la excelencia académica en el claustro.   El galardón no está pensado como un premio al  profesor del año, sino como una forma de reconocer la excelencia sostenida en las aulas de la Universidad durante años de enseñanza.

Al recibir el premio, Zelaya dijo que “dentro de mi misión personal está que en el paso por esta vida pueda dejar un legado, es por ello que la tarea de enseñar conecta tango conmigo.   Transmitir a los estudiantes ideas como:  que todo lo que uno hace en la vida debe hacerse dando lo máximo que somos, actuar con pasión, porque realmente creemos en lo que hacemos, confiar en su capacidad para cambiar las cosas, por difíciles que se vean, y que no importa cuál sea el trabajo que desempeñemos podamos hacer una diferencia.  Lo que hace distintos a cada uno de nuestros graduados es la convicción de que pueden enfrentar cualquier reto que se les presenta.  Eso nos permite celebrar sus éxitos, compartir sus preocupaciones, atender a sus llamados.  Dios ha sido maravilloso conmigo en darme esta gran oportunidad: aprender de grandes maestros y de grandes alumnos.”

El premio le fue entregado en sesión del Consejo Directivo de la Universidad Francisco Marroquín.

Requisitos para el otorgamiento del premio

 La lista de los requisitos que deben cumplir los candidatos al Premio
Robert Nozick  no tiene carácter exhaustivo,  sino únicamente enumerativo y descriptivo.  A pesar de ello, se recomienda a los señores decanos y directores revisar el documento
Excelencia Académica, específicamente la sección sobre la excelencia del profesor.

Persona íntegra y ejemplo para la comunidad.Altos estándares intelectuales en cuanto al contenido, rigurosidad e integración de sus clases, y el contenido del curso o cursos que imparte en la Universidad.Amplio y actualizado conocimiento en su campo.Excelentes habilidades didácticas, incluyendo entre ellas el uso de las nuevas tecnologías, para facilitar el aprendizaje a sus alumnos.Nivel de entrega en su tarea e impacto en el desarrollo intelectual de sus alumnos.Buenas relaciones con los estudiantes, para despertar en ellos asombro y curiosidad intelectual.Habilidad para  comunicarse y esfuerzos extraordinarios para enriquecer la experiencia de aprendizaje de sus alumnos.Reiterada satisfacción de los alumnos, mostrada en la evaluación de varios años.Un anhelo extraordinario de continua superación personal, en todo cuanto piensa, dice, hace y enseña. Más fotos,
aquí.