Bletia purpurea, una de las orquídeas terrestres que se hallan en la UFM.

Aunque son menos vistosas que sus hermanas epífitas, las orquídeas terrestres llaman la atención por su delicadeza y porque son más primitivas.  En el 
Arboretum de la UFM se encuentran varios ejemplares de estas plantas, tales como la Bletia purpurea, la Sarcoglottis cerina y la Aulosepalum pyramidale.

“La de las orquídeas es una de las familias de plantas más diversas del mundo. Guatemala goza con tener más de 770 especies diferentes de orquídeas, y muchas de ellas son sumamente raras.  A pesar de que aquellas se encuentran en todas las áreas de nuestro país, las hay en mayor número y diversidad en los bosques que se encuentran a 800 a 1600 metros sobre el nivel del mar. Esto incluye los remanentes de bosques que rodean la ciudad de Guatemala en donde se encuentran aún muchas especies raras de orquídeas”, explicó Analú Mac Vean.  

“Las flores de esta familia de plantas tienen sus órganos sexuales y su polen en una columna, a diferencia de otras plantas que los tienen en estambres y pistilos.  Las orquídeas usan sus bellos pétalos y su labelo para atraer ingeniosamente a sus polinizadores. Se cree que muchas especies de orquídeas sólo pueden ser polinizadas por un sólo insecto específico. Para ser polinizadas, las flores deben anunciar sus riquezas por medio de una gran diversidad de formas y colores”, añadió.

“La mayoría de las orquídeas son epífitas, es decir, que viven principalmente sobre árboles.  Sin embargo también hay especies de orquídeas primitivas que crecen en el suelo.  En Guatemala tenemos alrededor de 100 especies de orquídeas terrestres la mayoría con flores pequeñas y no muy coloridas”, indicó.   

“En el Arboretum de la UFM, durante  enero, febrero y marzo se puede ver una diversidad de orquídeas en flor.  Las más vistosas pertenecen a los géneros Cattleya, Oncidium, y Laelia. Sin embargo al hacer un recorrido por los bosques que rodean al campus se pueden observar varias orquídeas terrestres con espigas de delicadas flores saliendo de entre las hojas de encino en el suelo del bosque.  Las especies  Bletia purpureaSarcoglottis cerina Aulosepalum pyramidale son algunos ejemplos de estas bellas y delicadas plantas”, concluyó Mac Vean. 

Uno de los objetivos del Arboretum es proteger los bosques de pino y encino que forman parte del campus de la UFM.  De esta manera estas bellas y únicas especies de plantas no desaparecerán de nuestro planeta.

Más fotos, 
aquí.