Abraham García Kutzbach mientras dictaba una conferencia en la Universidad Francisco Marroquín.

El doctor Abraham García Kutzbach habló sobre su vida durante una entrevista que formará parte del sitio Web Médicos ilustres guatemaltecos del Siglo XX, que da a conocer a algunos de los personajes más notables de la medicina en el país.

Dicho sitio Web ha sido elaborado por el equipo de la Facultad de Medicina, de la Universidad Francisco Marroquín, para recordar y rendirles homenaje a médicos guatemaltecos distinguidos. En este enlace, se puede ver la conferencia Prevalencia de las enfermedades reumáticas (2007): estudio realizado en el municipio de San Juan Sacatepéquez y en la zona 5 de la ciudad de Guatemala, dictada por el doctor García Kutbach, en la UFM.

El doctor García estudió medicina en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Ganó luego una plaza de Internado Mixto, de Urología-Cirugía, en el Hospital General San Juan de Dios y viajó posteriormente a Baltimore, donde continuó sus estudios de Medicina Crónica en The Johns Hopkins Medical Institutions. Completó su residencia de medicina interna en el Hospital de la Cuidad de Memphis, Tennessee, donde también realizó su fellowship en Reumatología y fue catedrático, hasta su regreso a Guatemala en 1976. Además es autor del libro Personajes notables de la medicina guatemalteca del siglo XX.

¿Porque consideró usted la Reumatología para carrera profesional en su vida?

En la Clínica Mayo conocí a alguien que me hizo pensar en Neumología y Gastroenterología, hasta que llegué al Hospital Johns Hopkins donde conocí al doctor Alexander Tows, ilustre Reumatólogo, excelente clínico, un hombre muy culto y sabio, fue él quien me sirvió de inspiración.

¿Porque se interesa tanto en la historia de la medicina?

Desde la secundaria me interesé mucho en la cultura Maya, al ingresar a medicina, tuve la oportunidad de emplear otras ciencias que me ayudaron como la antropología, paleontología y paleopatología. Pude notar que toda su información está ampliamente dispersa, pero a través de mucho estudio y visitas a múltiples museos soy una de las personas que más conoce de la medicina precolombina maya, la cual sigo considerando fascinante, y he tenido la oportunidad de compartirla en varias exposiciones en Barcelona, Buenos Aires y Filadelfia entre otros.

¿Considera importante que todo médico sepa al menos las bases de la historia de la medicina? ¿Por qué?

No todo médico, toda persona que no conoce su historia, está condenado a repetirla. Lamentablemente en Guatemala no hay verdaderos héroes que sean apropiadamente reconocidos, sobre todo médicos. La frase en inglés “taken for granted” es la triste realidad, no solo en nuestro país sino en el mundo, y tan simple como muchos de los fundamentos de la medicina moderna ya hechas leyes y principios se toman a la ligera, olvidando el gran esfuerzo y sacrificio que tomo para muchos héroes descubrirlos. La historia nos enseña a recordarlos y así continuamente honrarlos.

¿Como ha afectado su vida y su práctica médica saber todo esto?

Me hace ser más humano, como todos deberíamos intentar ser.

¿Si pudiera escoger una cosa de toda la vastedad de su conocimiento histórico de la medicina, que considere nuestros médicos y no médicos visitantes debieran conocer, cual sería?

Toda persona debe tener su “motto” (motivación en italiano), y la mía vino de Sir Frederick Banting, médico investigador canadiense, descubridor de la Insulina, quien traducido así expresó: “Cualquiera puede ser o hacer lo que quiera en esta vida dentro de lo razonable, siempre que ponga todo su empeño y el tiempo necesario para lograrlo”.

Contacto:
Federico Alfaro
Decano de Medicina
medicina@ufm.edu



.