El papel de Norman Bates, en Psicosis, es interpretado por Anthony Perkins

“La realidad puede ser muy cruel y no dejar capacidad al yo para adaptarse. Si la neurosis es un triunfo de la realidad sobre el deseo, la psicosis es un triunfo del deseo sobre la realidad”, dijo el profesor Clynton Roberto Lopez, de la Universidad Francisco Marroquín, durante el cine foro sobre la película Psicosis, de Alfred Hitchcock, celebrado el jueves 2 de junio de 2005 en esta casa de estudios.

“El ello es incapaz de adaptarse a un nuevo mundo. Es muy típico que esto suceda cuando hay un momento de desprendimiento. La muerte es probablemente el episodio más duro para muchas personas que pueden ser desencadenados en brotes psicóticos. Aquí hay otro punto importante: el trabajo de duelo”, explicó
López.

“El trabajo de duelo es simplemente el desprendimiento de la libido de un objeto, puede ser una amante, una esposa, un ideal, etc. El trabajo de duelo tiene un tiempo, y paulatinamente la libido se va recogiendo para luego situarse en otros objetos diferentes, pero existentes. El duelo acontece cuando el objeto al cual la libido estaba apegada ya no existe. Existe un problema cuando la libido se mantiene apegada al objeto no existente: la melancolía acontece en el sujeto. La melancolía puede tener un vinculo importante con brotes psicóticos, ambas situaciones son provocadas por una falta de aceptación de la realidad. Un proceso melancólico puede suscitarse fácilmente en un brote psicótico”, añadió, para concluir en que  “¿Cuál es el caso de Norman Bates? Es un caso más complicado de lo que parece. Norman Bates es un psicótico con un complejo de Edipo no disuelto”. 

En el foro participaron profesores y estudiantes de la UFM.