Giancarlo Ibárgüen S., rector de la UFM (sexto de izquierda a derecha) acompañado por directivos y niños de Camino Seguro; y por Juan Carlos López (décimo quinto en el orden usual), director del Ceta.

Gracias a la asesoría del 
Centro de Tecnologías Avanzadas, de la 
Universidad Francisco Marroquín, el proyecto Camino Seguro -para niños del basurero de la ciudad de Guatemala- cuenta con buen servicio de Internet y correo electrónico.

El 28 de julio de 2008, el rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S., visitó el Proyecto con el propósito de conocer los avances que allá han sido hechos, con el auxilio de esta casa de estudios.  Ibárgüen visitó Camino Seguro en compañía de Juan Carlos López, director del Ceta; y de Luis Figueroa, director de Relaciones Públicas.

Camino Seguro trabaja con niños pobres y en riesgo de las familias que trabajan en el basurero de la ciudad de Guatemala.  El programa los dota de un ambiente seguro e integrado que cuida de su educación y salud, así como favorable para su autosuficiencia, autoestima y confianza.

“Les dimos asesoría en cuanto a qué equipo adquirir, qué metodología emplear, y cómo crear su red para hacerla mas eficiente para prestar servicios, teniendo en cuenta la limitante del ancho de banda; y cómo hacer para crear políticas que les permitan prestar un buen servicio de navegación y correo electrónico”, explicó Juan Carlos López.

Por su parte, el rector Ibárgüen felicitó a los directivos de Camino Seguro, y a los jóvenes con quienes se reunió, por el aprovechamiento de la tecnología y por su compromiso con la educación.  También les recomendó que vieran la conferencia 
Vida, libertad y conciencia, por Fred Kofman.  

La asesoría que les dio la UFM les sirve para mantener una mejor comunicación con las sedes, para hacer investigaciones en la escuela, para tener acceso a Internet y para difundir los sistemas de información entre los alumnos.

En Camino Seguro, el Rector fue recibido por Barbara Nijhuis, directora ejecutiva; Edward Mahoney, director de Operaciones; Mauricio Juárez, encargado de Sistemas de Informática; y por Byron Zamora.

Luego conocer las instalaciones, el rector Ibárgüen y sus acompañantes refaccionaron con un grupo de niños y directivos de Camino Seguro.  También escucharon un número musical preparado para la ocasión y recibieron tarjetas elaboradas por los chicos.  El Rector recibió una silla pintada por el niño Santiago Suchité, de 9 años, que en la tarjeta que acompaña a la silla dice: “Mi valor es la felicidad.  Dibujé a una persona jugando en el jardín y está muy feliz.  Es importante estar feliz con todos y me siento muy feliz cuando estoy en Camino Seguro.  Quiero escribir y pintar”.  La silla se encuentra, ahora, en el Ceta.

Más fotos,
aquí.

Contacto: 
Giancarlo Ibárgüen S., rector
rectoria@ufm.edu