Scrap Arts Music en acción, en la UFM
Foto por Gustavo Castillo

Cinco músicos de Scrap Arts Music, de Vancouver,  llevaron al público por un viaje sónico lleno de música sincopada, luces irreales y energía pura en el Auditorium Juan Bautista Gutiérrez, de la 

Universidad Francisco Marroquín.

Scrap Arts Music estimuló los sentidos con ritmos intrincados, coreografía atlética y los más apasionantes e ingeniosos instrumentos de metales  reciclados que se puedan encontrar actualmente en el escenario, hechos a partir de chatarra industrial y materiales excéntricos, que oscilan desde partes de acordeones hasta proyectiles.    

Scrap Arts Music se presentó, en la UFM, el 19, 20 y 21 de junio de 2008, en conciertos producidos por la 
Organización para las Artes Francisco Marroquín.

Los músicos forman una combinación asombrosa de artefactos del nuevo mundo con escultura que se transforma en escena, creando una música melodiosa, cuyo rango abarca desde la percusión profunda y sonora hasta apasionadas resonancias hipnóticas y rítmicas.   

Más de cien instrumentos móviles en manos de músicos portentosos produjeron música original en un espectáculo inigualable y visualmente impactante con una técnica virtuosa y una coreografía inverosímil y vertiginosa.       

Públicos de cuatro continentes han dado su bienvenida a este vibrante quinteto con desenfrenado entusiasmo, recibiendo con los brazos abiertos esta mezcla de música, movimiento y espectáculo hechizante.  Trascendiendo toda barrera lingüística, cultural y temporal, Scrap Arts Music ofrece tanto una obra teatral altamente física y salvaje como una prueba íntegra de la vanguardia musical.  

Su director, Gregory Kozak, sintiéndose frustrado por las limitaciones de los instrumentos convencionales, aprendió el arte de soldar para poder construir instrumentos y un conjunto instrumental de próxima generación, que le dieran vida a su exclusiva y enérgica visión musical.  Junto a su colaboradora artística, Justine Murdy, rastrearon sitios de construcción y patios de chatarra en búsqueda de sonidos intrigantes provenientes de tuberías plásticas, mangueras, espirales, accesorios de plomería, bols de acero y tambores de aluminio.  

A partir de estos materiales rescatados, Kozak construyó instrumentos hermosos y únicos en su género que le brindaron acceso a un entorno sonoro completamente innovador.  Al querer explorar intencionalmente las posibilidades de movimientos incorporados en la música de percusión, Kozak puso los instrumentos sobre ruedas, permitiendo así trasladarlos para los músicos en una coreografía fluidamente sincronizada.

Más fotos,
aquí

Contacto: 
Geraldina Baca-Spross, presidente de la Orpafm
orpafm@ufm.edu