NewMedia

La Organización para las Artes Francisco Marroquín y la Embajada de Uruguay presentarán a los doctores. Roberto Canessa y Carlos Páez en una de las conferencias más dramáticas que jamás se haya escuchado en el país: RESCATE EN LOS ANDES: UNA EXPERIENCIA REALy que representaría uno de los gestos más heroicos y críticos de la historia de la aviación y de la supervivencia humana.

El 13 de octubre del 1972, un avión Fairchild de la Fuerza Aérea Uruguaya despegó de Mendoza, Argentina con rumbo a Curico, Chile. Los cuarenta pasajeros del vuelo chartereran en su mayoría, jóvenes jugadores de rugby,familiares y amigos de éstos y una tripulación de cinco personas.

En la cabina del Fairchild , todo era alegría y risa. Los jóvenes se entretenían tirando la bola y haciendo pases con ésta. Otros leían, jugaban cartas o simplemente descansaban.

A las 3:30 p. m., el piloto de la nave recibió órdenes de descender a 10000 pies de altura y ello hubiese sido una buena medida, si el avión se hubiese encontrado volando sobre Curico; pero la excesiva turbulencia y la nubosidad lo habían colocado sobre el Paso del Planchón, aún entre las montañas. Sin poder descender hasta los 10000 pies, el ala derecha del Fairchild rozó un pico provocando la fractura de la misma; cinco segundos después, el ala izquierda golpeaba ruidosamente un montículo de rocas y se desplomaba a tierra. Con horror, los pasajeros advirtieron que en la parte posterior del avión se había abierto un enorme agujero y que cinco de los pasajeros habían sido succionados por el vacío. Entre gritos de horror y rezos, el avión continuaba entre los enormes picos sin poder alzar el vuelo y dejando jirones de su fuselaje regados por doquier.

La desaceleración resultante causó que los asientos de los pasajeros se soltasen de sus pernos y se moviesen en bloque hacia adelante. El fuselaje se quebró y el resto de la historia es más que una historia. Es el relato más patético pero más valiente que pueda conocerse de boca de los que heroicamente, lo vivieron y lo sufrieran en carne propia.

Las imágenes de inmenso sufrimiento, muerte y dolor de sus compañeros y de sus acompañantes jamás se borrarán de sus memorias, pero la hazaña que Roberto Canessa y Carlos Páez llevaron a cabo en un momento de crisis, es ya un legado extraordinario de coraje, valentía y arrojo.

Accidentes aéreos, lamentablemente se han dado muchos, pero la proeza increíble de estos dos hombres, convierten este hecho en algo inaudito.

ROBERTO CANESSA. el capitán del equipo de rugby de Uruguay que atravesó picos nevados y gélidos de Los Andes a pie virtualmente descalzo en busca de ayuda y Carlos Páez, el hombre de temple de hierro que permaneció con los sobrevivientes y los muertos en el avión, se presentarán en el Auditorium Juan Bautista Gutiérrez, el jueves, 18 de julio, a las 6:30 p.m., en la segunda conferencia del ciclo GRANDES HAZAÑAS Y AVENTURAS.

Los doctores Canessa y Páez donan sus honorarios como conferenciantes a una institución internacional de caridad.