Los estudiantes de Tulane acompañados del decano, Ernesto Porras; el rector, Fernando Monterroso; y el secretario general, Giancarlo Ibárgüen S.

Como parte del programa de Maestría en Arquitectura Tropical y Restauración Histórica, un grupo de estudiantes de la Universidad de Tulane visita la facultad de Arquitectura de laUniversidad Francisco Marroquín. 

Con la Universidad de Tulane, el programa es bastante intenso en sus alcances académicos. Ahora tenemos el cuarto año, con el tema de arquitectura tropical, y este año vinieron 9 estudiantes, explicó Porras.

El equipo de estudiantes que asiste este año está integrado por Colleen Bauer, Monica E. Broker, Mara M. LePère-Schloop, Eduardo N. Navarro, George J. Peaje, Richard M. Quelch, Erin L. Rensick, Catherine M. Webster y Amos J. Willis.

En este programa de Maestría que ya tiene cuatro años de existir, han participado unos 30 estudiantes.
Aquí en la UFM, el programa incluye charlas con profesionales de diversas ramas y visitas a lugares de interés arquitectónico y cultural. Parte importante del programa son los viajes de estudio a Antigua, Chichicastenango, Atitlán, Tikal, La Fragua, Belice y su permanencia en una finca de café en la costa sur, donde desarrollarán este año un proyecto que será diseñado y construido por los mismos estudiantes.

La ubicación de esta finca permite estudiar una gran variedad de modelos de arquitectura vernácula tropical. De hecho, la casa patronal de aquella finca data del siglo XIX, lo cual es de interés no sólo desde el punto de vista histórico, sino como ejemplo de una arquitectura adaptada a las necesidades propias del trópico. Además de su importancia para los estudios de los muchachos y muchachas, por sus dimensiones y características, es un alojamiento adecuado para grupos grandes.

El decano, arquitecto Ernesto Porras Castejón, señaló que desde hace algún tiempo, Estados Unidos ha dejado de poner sus ojos académicos solamente en Europa y que ha crecido el interés por México, el Caribe y Centroamérica. Adicionalmente, como Tulane conserva los archivos de la United Fruit Company, y la familia Stone, que era propietaria de aquella empresa tiene vínculos con Costa Rica, la conexión tropical y centroamericana es de especial interés para ellos.

El programa con Tulane tuvo su origen en una visita que hiciera el arquitecto Porras a aquella casa de estudios, para dar una conferencia sobre arquitectura contemporánea guatemalteca, en el contexto de un simposio de restauración histórica; y en el hecho de que Donald Gatzke, decano de la escuela de Arquitectura en aquella Universidad, tenía interés en establecer una relación académica de esta naturaleza.



.