La entrevista con Amable Sánchez está en http://tinyurl.com/c9wqhej

Es un hombre menudo, canoso, y que hace justicia a su nombre: Amable. Su hablar es lento y misterioso. Muy profundo. Bastante poético, escribe el periodista Roberto Villalobos sobre Amable Sánchez, el escritor, teólogo, filósofo, abogado y notario.

El retrato corresponde a la entrevista que el doctor Sánchez sostuvo con Revista D, una breve contemplación a lo que fue su vida, desde los humildes inicios en la España de la Guerra Civil hasta su logros como poeta.

Amable Sánchez abandonó su hogar cuando era adolescente para convertirse en sacerdote. La vida dedicada a Dios lo llevó al nuevo continente, en específico, a Cobán, Alta Verapaz. Desde entonces la poesía ha sido parte de su vida, una pasión que aun para el propio doctor es algo difícil de explicar:

¿Cuál es el tema de la poesía? Yo le digo que solo existe un tema, uno central en torno al cual se articula todo. Puede ser la vida, el tiempo, la muerte, la eternidad, las aspiraciones, los fracasos, los anhelos, las curiosidades. El poeta Jorge Guillén dice: “No hay más poesía que la que está en el poema”. Es decir, si el poema es artificioso y no tiene poesía, es algo vacío.

Luego de retirarse del sacerdocio, Sánchez se casó con Blanca Rosa y vivió 32 años junto a ella en Guatemala.

Fue el gran don de mi vida; era una mujer maravillosa, a quien sigo añorando, por quien dejé mi sacerdocio, por quien escribí y sigo escribiendo, por quien sigo viviendo, comenta el maestro de la pluma.

Y pese a que es originario de España, Amable ha hecho de Guatemala su hogar.

¿Quién es Amable Sánchez?

Amable Sánchez es doctor en Letras y Filosofía, licenciado en Derecho y miembro de número de la Academia Guatemalteca de la Lengua, de la que fue secretario. Trabaja en la Universidad Francisco Marroquín como revisor de estilo y editor de textos.

Videos de Amable Sánchez en New Media:

Contacto:
Giancarlo Ibárgüen S.
Rector
rectoria@ufm.edu



.