Armando De La Torre, al centro, acompañado de Ricardo Castillo, quien lee el diploma que acredita el premio, y del rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S  

Para promover la excelencia académica en el claustro, el Consejo Directivo de la Universidad Francisco Marroquín estableció el Premio Robert Nozick; y el ganador en la primera edición de este galardón fue el doctor Armando De La Torre, nominado por la Facultad de Ciencias Económicas de esta casa de estudios.

Para otorgarlo se toma en cuenta la tarea docente, con énfasis en los resultados obtenidos. No está pensado como un premio al profesor del año, sino como una forma de reconocer la excelencia sostenida en las aulas de la Universidad durante años de enseñanza, explicó Ricardo Castillo A., secretario general.

Armando De La Torre es apreciado por sus colegas porque no es que sea un libro abierto. Es que escucharlo implica deleitarse, implica interrelacionar ideas, hechos e hitos que no habían sido descubiertos por uno, o sabiendo de su existencia, no tenían relación aparente.

Sus alumnos lo valoran igualmente, como se nota en los comentarios que recibe en sus evaluaciones. Doctor, quiero decirle que usted es el mejor maestro que he tenido en la Universidad. Es el que más me ha enseñado, no sólo en el curso, sino que también el aprendizaje que me dio para la vida. Espero no defraudarlo afuera, dice una de aquellas.

De Nueva York a la UFM

El homenajeado nació en Nueva York, de padres cubanos. Estudió tres años en la Escuela de Periodismo, simultáneamente con los estudios de Derecho en la Universidad de La Habana.

Ingresó a la Compañía de Jesús e hizo estudios de Lenguas Clásicas, Filosofía, y Teología propios de esa institución. Además continuó con sus estudios por dos años en al Universidad de Münich, Alemania, para un doctorado en Filosofía. Dejó la Orden, regresó a los Estados Unidos de América y enseñó en Princeton, Nueva Jersey y en Hampton, Virginia.

A fines de 1976 llegó a Guatemala y fue Director de Investigación Científica en la Universidad Rafael Landívar.  Ese año se hizo cargo de la dirección de la Escuela Superior de Ciencias Sociales de laUniversidad Francisco Marroquín.  Esta casa de estudios le otorgó, en 200 2 , un doctorado honoris causaen Filosofía.

En los años recientes el doctor De La Torre se ha especializado en el estudio económico del Derecho y en el Análisis Económico de las Decisiones Públicas ( Public Choice). Es autor del libro Mil años, cien obrasy de numerosos artículos y ensayos.

El Premio Robert Nozick, que constituye el honor académico más alto reconocido por la Universidad a sus profesores, incluye una dotación de US,000. El mismo le fue entregado, a de la Torre, el 12 de agosto de 2004, durante la celebración del XXXIII aniversario de la fundación de nuestra casa de estudios.

Al recibir el premio, De La Torre parafraseó (
PDF) a Aristóteles y dijo que donde hay placer intelectual está Dios; y luego al finalizar sus palabras de agradecimiento, le dedicó la presea al rector emeritusde laUFM, Manuel F. Ayau.

Requisitos para el otorgamiento del premio

La lista de los requisitos que deben cumplir los candidatos al Premio
Robert Nozickno tiene carácter exhaustivo, sino únicamente enumerativo y descriptivo. A pesar de ello, se recomienda a los señores decanos y directores revisar el documento
Excelencia Académica, específicamente la sección sobre la excelencia del profesor.

Persona íntegra y ejemplo para la comunidad.Altos estándares intelectuales en cuanto al contenido, rigurosidad e integración de sus clases, y el contenido del curso o cursos que imparte en la Universidad.Amplio y actualizado conocimiento en su campo.Excelentes habilidades didácticas, incluyendo entre ellas el uso de las nuevas tecnologías, para facilitar el aprendizaje a sus alumnos.Nivel de entrega en su tarea e impacto en el desarrollo intelectual de sus alumnos.Buenas relaciones con los estudiantes, para despertar en ellos asombro y curiosidad intelectual.Habilidad para comunicarse y esfuerzos extraordinarios para enriquecer la experiencia de aprendizaje de sus alumnos.Reiterada satisfacción de los alumnos, mostrada en la evaluación de varios años.Un anhelo extraordinario de continua superación personal, en todo cuanto piensa, dice, hace y enseña.