Armando Valladares en el podio. Lo observan Guy Wyld, presidente del comité de fiduciarios de la UFM; Ramón Parellada, tesorero y Pedro Molina, director.

Nunca olvidemos que la única ruta que no falla es la de los principios, les dijo Armando Valladares, poeta, escritor y pintor cubano, a los graduandos de la Universidad Francisco Marroquín.Nunca olvidemos que la única ruta que no falla es la de los principios, les dijo Armando Valladares, poeta, escritor y pintor cubano, a los graduandos de la Universidad Francisco Marroquín.

En la UFM 217 graduandos recibieron sus títulos y 141 de ellos paticiparon en el acto que se celebró el 28 de octubre de 2017 en el Jardín Manuel F. Ayau. En esa ceremonia Armando Valladares, recibió un doctorado honoris causa.

Del total de profesionales que se graduaron, 19 participaron en el acto en honor a los graduados distinguidos, la noche anterior.

A los graduandos, Valladares les dijo:

• Si no hubieran existido las razones por las cuales pasé 22 años en las cárceles políticas de Cuba, una distinción como esta justificaría, en parte, todos esos años en la prisión, y estoy muy emocionado.  La misión de esta universidad, hace que el honor que acabo de recibir justifique los esfuerzos que han marcado mi vida en defensa de la libertad, los derechos fundamentales de las personas y la democracia.

• En la permanente lucha del ser humano por construir una sociedad justa, lo más importante es educar a las nuevas generaciones para que contribuyan a la organización de una sociedad en la que el único límite de la libertad sea el derecho de los demás.

• Esta universidad forma jóvenes profesionales que, además de estar altamente capacitados en cuestiones técnicas, están encargados de sostener y defender la libertad como principio y valor fundamental para el bien común.

• Nunca olviden que este extraordinario centro de estudios tiene como misión la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables, y que la libertad individual es la base de la sociedad. Ustedes se han formado no sólo para ser profesionales exitosos, sino para ser defensores incansables de la libertad y nunca olviden que el componente de equilibrio de la libertad es la responsabilidad.

Armando Valladares fue encarcelado cuando tenía 23 años, pocos meses después del triunfo de la revolución de Fidel Castro. ¿El motivo? Negarse a poner un letrero en su escritorio en el que se leía Yo estoy con Fidel. Fue condenado, en un proceso sin garantías, a 30 años de prisión. Durante su encarcelamiento se negó a firmar un documento de autoinculpación y a aceptar que su conducta hubiera sido un crimen. Fue sometido a torturas durante 8 años, que pasó en una celda de aislamiento sin luz y rodeado de insectos.

Escribió sus memorias con el título Contra toda esperanza, libro que ha sido traducido a 18 idiomas.

Durante el acto en honor a los graduandos distinguidos, el estudiante Juan Carlos Arriaza Aguirre, de la Facultad de Ciencias Económicas y miembro del Programa Impulso al Talento Académico recibió el Premio Manuel F. Ayau Scholar. En ese acto las palabras en nombre de los homenajeados estuvieron a cargo de Frangil Sinoé González Solis, también de aquella unidad académica. En la misma ocasión fueron anunciados los Premios Charles L.Stillman.

Contacto:
Gabriel Calzada
Rector
rectoria@ufm.edu

Guatemala, 2 de noviembre de 2017.