María Mercedes Estrada, Hector Oliva, Luis Pedro Mirón; el rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S., y Mary Jo Dwyer

¿A quién acude uno si necesita información urgente sobre bebés que nacen sin cerebro, o si hay una crisis en un vagón de tren en la que está involucrado un grupo de inmigrantes ilegales?

Mary Jo Dwyer, es Senior Circuit Librarian, en el Health Science Center de la University of Texas, San Antonio; y seguramente ella es la mejor fuente para encontrar información de manera tan rápida y eficiente que efectivamente pueda ayudar a salvar vidas en circunstancias apremiantes.

Experta en información médica, Mary Jo Dwyer, ganadora del Michael DeBakey Award, está de visita en la Biblioteca Ludwig von Mises, de la Universidad Francisco Marroquín para evaluar las colecciones médicas de la misma y para proporcionar un entrenamiento, a médicos y estudiantes, en el uso de bases de datos.

Las conferencias de la doctora Wyer serán impartidas en el siguiente horario:

– Martes 17 de mayo, de 7:00 a 8:00 a.m. Aula Magna de la Facultad de Medicina de la UFM
– Miércoles 18 de mayo, de 12:00 a 2:00 p.m. Auditorio New Media
– Miércoles 18 de mayo, de 5:00 a 6:00 p.m. Aula Magna de la Facultad de Medicina de la UFM
– Jueves 19 de 8:00 a 10:00 a.m. Edificio del Centro de Recursos New Media, NM-303 Hands on searching

Cuenta la doctora Dwyer que una mañana en el Valley Regional Medical Center de Brownsville, Texas, la enfermera de control de infecciones la detuvo en el corredor para contarle que habían nacido tres bebes anencefálicos durante el fin de semana. La enfermera le pidió que hiciera una búsqueda en MEDLINE (una base de datos especializada en medicina), mientras ella hacía una consulta al Texas Department of Health, para informar de estos acontecimientos inusuales.

Dwyer hizo una búsqueda sobre epidemiología de los defectos neurológicos desde 1966 y junto con la pediatra Carmen Rocco, encontró una alta incidencia de bebes nacidos sin cerebro en el valle del Río Grande y en Matamoros, México. 

Ambas investigadoras investigaron el nacimiento de aquellos bebés, e índices de altas concentraciones de tolueno, xyleno y otros químicos en el Río Grande. No se han encontrado respuestas definitivas, pero la disponibilidad de información que hay en las bases de datos las impresionó muchísimo.

Dwyer relata que una vez recibió una llamada de la sala de emergencia, en el sentido de que un grupo de inmigrantes ilegales, muy enfermo, había sido encontrado en un vagón de tren. Los médicos de la sala creían que los inmigrantes habían sido expuestos a alguna sustancia tóxica y tenían una lista de los productos químicos que habían sido transportados en el vagón. Por medio de las bases de datos, la bibliotecaria Graciela Reyna les dio información que les permitió identificar el material tóxico y salvarles las vidas a los afectados.