Vista de la Biblioteca Carlos Jordán, exalumno de la UFM, en Poptún, Petén.

La Biblioteca Carlos Jordán está en funcionamiento y mejor que nunca. Poco a poco ha ido creciendo; ahora cuenta con más de 150 títulos y espera ampliar su oferta a nuevas disciplinas como la música, artes industriales, artes plásticas y diccionarios.

Ubicada en Poptún, Petén, la biblioteca fue fundada en memoria de Carlos Jordán, que fue un estudiante brillante de la Facultad de Ciencias Económicas y miembro del Programa Impulso al Talento Académico, que falleció en un trágico accidente automovilístico.

Gracias a diversas donaciones, la Biblioteca Carlos Jordán ahora tiene un asistente que atiende a las personas en horarios regulares, dos computadores, cuatro anaqueles, seis mesas de lectura y una fotocopiadora.

También se ha organizado mejor la numeración de los libros en la computadora y tanto fuera como dentro de las instalaciones hay rótulos que distinguen la biblioteca con el nombre de Carlos Jordán.

Originario de Poptún, Carlos tuvo una vida ejemplar. Gran parte de su juventud discurrió en condiciones precarias, pero siempre fue un estudiante destacado que poseía un alto grado de motivación personal.

Su deseo era estudiar en la universidad, pero no tenia los recursos necesarios siquiera para viajar a la capital. Luchador, como muchos lo recuerdan, encontró la forma de sortear los obstáculos y perseguir sus metas.

En noviembre de 1998 prestó dinero y viajó hacia Guatemala para tomar el examen de aptitud de la Universidad Francisco Marroquín y optar a la beca del Programa ITA. Su viaje, sin embargo, coincidió con el huracán Mitch, el cual le cortó el camino en Zacapa.

Varios ríos lo separabaN de su futuro y el tiempo estaba en su contra, los exámenes eran al día siguiente. Pero su meta era clara y su fuerza de voluntad muy grande, así que tomó la decisión más difícil y cruzó el río a pie, arriesgando su propia vida. Cansado y con lodo hasta las rodillas, se presentó a tiempo para el examen. De 45 jóvenes que aplicaron, él fue uno de los admitidos al programa de becas.

Amigos y profesores recuerdan a Carlos como un gran estudiante y compañero. En académica logró más de lo que había esperado, no sólo cerró en 2002 la licenciatura en Administración de Empresas, también estudio su último semestre en la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde puso en alto el nombre de Guatemala. Gracias a su iniciativa y talento fue entrevistado varias veces en radio, prensa y televisión.

Otro reto de su vida era comprarse un carro. Nomás lo hizo, viajó a Petén para enseñárselo a su abuela. Lamentablemente, en el camino un tráiler colisionó con él. El accidente dejó inconclusa la vida una persona que tenía mucho que mostrar a sí mismo y a los demás.

La Biblioteca Carlos Jordán mantiene viva la memoria de un joven que en vida sobresalió por inteligente y luchador. Este proyecto ha brindado nuevos conocimientos a las mentes de muchos niños que, al igual que él, han tenido que superar carencias y momentos adversos.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Mónica de Zelaya
Facultad de CCEE
zelaya@ufm.edu



.