Grete Pasch, de pie, mientras saludaba a los participantes en la celebración de la Biblioteca Ludwig von Mises

Con un almuerzo, un concurso y con rifas fue celebrado el Día del Bibliotecario en la Biblioteca Ludwig von Mises, de la Universidad Francisco Marroquín, el lunes 26 de septiembre de 2006.

Para animar el festejo, Adelaida Loukota, encargada de Relaciones Públicas; y Lucía Olivero, de Amigos de la Biblioteca, organizaron un concurso de las mentiras más grandes dichas y escuchadas en la biblioteca.

El Primer Lugar fue para Jaqueline De León, que, con el pseudónimo de Girasol, escribió que “El próximo libro que será leído en el Club de Lectura será  El código da Vinci y que, para sorpresa de todos, en la última sesión se tendrá como invitado especial a Dan Brown, quien comentará el libro y dará su autógrafo a todos los participantes”.

El Segundo Lugar lo obtuvo Marcelo Furlán, que, con el pseudónimo de El zorro justiciero, escribió un relato basado en que “Los libros de la sala José Cecilio del Valle no son del Prócer”.

El Tercer Lugar lo alcanzó Iván Morales.  Con el pseudónimo de El nahual escondido, Iván contó que “Hace diez años don Julio Arenas atendió un parto en la biblioteca. Y que en esa ocasión nació un niño con cara de viejito y dijo que dentro de diez años pasaría algo horrible”.  

Una Mención Honorífica le fue concedida a Leo, el pseudónimo de Dolores Díaz, por contar que “un extraño visitante llega a la biblioteca ataviado con botas de hule y un traje herméticamente cerrado, para reclamar que le devuelvan su calzoneta en el mostrador de circulación”.  

La celebración se realizó con el lema: “siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca”, de Jorge Luis Borges; y durante la misma hicieron uso de la palabra el rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S. y la directora de la Biblioteca, Grete Pasch.  En Europa y en Guatemala, el Día del Bibliotecario se celebra el 30 de septiembre de cada año.

Luego de la premiación hubo rifas y todo volvió a la normalidad en la Biblioteca Ludwig von Mises.  

Más fotos,
aquí.