El informe se halla en http://tinyurl.com/7frytcp.

El Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) ocupa el puesto número veinte de los treinta principales think tanks o centros de pensamiento en Centro y Sur América, según el 2011 Global Go To Think Tanks Rankings que publicó la University of Pennsylvania.

El objetivo del ranking es reconocer a los principales centros de pensamiento sobre políticas públicas alrededor del globo y poner en relieve las notables contribuciones que estas organizaciones están haciendo para los gobiernos y las sociedades alrededor del mundo.

En los últimos 30 años muchos guatemaltecos altamente comprometidos con los ideales liberales y el desarrollo del país han pasado por el CIEN. Para todos nosotros es un gran honor estar en ese ranking y ser catalogado como número uno en Guatemala y 20 en Latino América. Para quienes hemos tenido la fortuna de trabajar en el CIEN en los últimos años esta mención es un reconocimiento al esfuerzo, dedicación, entusiasmo y rigurosidad que nos caracteriza. Sobre todo, un aliciente para seguir luchando por nuestros ideales y por el bienestar de los guatemaltecos. Comento Hugo Maul, director de Investigación Económica del CIEN, expresidente del Centro y profesor de la UFM.


La clasificación de los think tanks se basó en criterios detallados que incluyeron la producción de investigación relevante y rigurosa, publicaciones y programas desarrollados en una o más áreas de investigación.

El CIEN es una entidad privada no lucrativa, política pero no partidista, fundada en 1981 por Fritz Thomas, Lucy Martínez-Mont, Federico Polá y Juan Fernando Bendfeldt, miembros todos de la Universidad Francisco Marroquín. Su misión es mejorar las condiciones de vida de las personas por medio de propuestas basadas en el estudio técnico, analítico y riguroso de los desafíos relacionados con la promoción del bienestar en su debido contexto.

El Centro guía su acción basado en una serie de principios, entre los cuales están la libertad individual como única forma para que las personas desarrollen sus propias capacidades, el Estado de Derecho entendido como un orden constitucional en el que el uso de la coacción del gobierno está reducido al mínimo, y la economía de mercado como aquella forma social de división del trabajo que busca el bien común por medio de la cooperación libre de las personas.

Contacto:
Giancarlo Ibárgüen S.
Rector
rectoria@ufm.edu



.