Héctor Gaitán, a la izquierda, mientras mostraba la cabeza del Mariscal Serapio Cruz (Tata Lapo)

“Una noche, cuando regresaban por la Calle de Concepción y el Callejón Manchén, vieron aparecer un entierro: unos monjes con capuchas blancas iban rezando, con candelas en las manos, y no se les podía ver la cara”… esa fue la naturaleza de uno de los relatos compartidos por el escritor Héctor Gaitán, durante la reunión del Club del Terror, organizada por Adelaida Loukota, encargada de Relaciones Públicas de la Biblioteca Ludwig von Mises, de la Universidad Francisco Marroquín.

En esta ocasión, el título de la actividad fue  Cuentos de miedo de las calles del Centro Histórico, la maestra de ceremonias fue Gilda Rodas, y se celebró el viernes 13 de julio de 2007.  El Club se reunió al anochecer en la Biblioteca.

“Al llegar a la casa de su compañero en el Callejón de Dolores, mi abuelito se encontró con el cadejo, el gran perro que parece que echaba fuego por los ojos…”.  Además de Gaitán, el público y especialmente niños, también contaron sus historias de terror.

Esta es la tercera reunión del Club del Terror que comparte historias de miedo cada viernes 13.

Más fotos,
aquí.