Vista de la pieza principal de la exposición que se encuentra frente a la entrada al elevador en el cuarto nivel del Edificio Académico.

Con el propósito de conmemorar el trigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín, UFM Design realiza la exposición colectiva Derribando muros en varios espacios del Edificio Académico en la Universidad Francisco Marroquín del miércoles 13 al viernes 22 de noviembre de 2019.

Se trata de una muestra compuesta por cinco instalaciones artísticas que son el resultado del proceso de interpretación y exploración que realizaron los estudiantes de Diseño para plasmar de manera simbólica, cinco temas relacionados con el muro, su impacto histórico y lecciones aprendidas.

Los temas de la exposición son los siguientes:

Vigilancia y censura, restricciones a la libertad que provocaron terror y paranoia colectiva, por Sybelle de la Cerda.

El temor a la vigilancia, simbolizado por la luz roja, crea un ambiente opresivo y sofocante en el elevador. La agonía física y emocional que sufrieron los oprimidos por un muro que les impedía ser libres. Las paredes cubiertas de material reflectivo representan el miedo paralizante que la observación permanente infunde. Pero fue el coraje y la lucha de los valientes lo que terminó demoliendo miedos y muros. Cada vez que el elevador abre sus puertas a un mundo de color, simboliza ese llamado a la libertad, que hace 30 años, derribó el Muro de Berlín.

Cultura pop vs. cortina de hierro, la cultura pop como agente transformador de la sociedad y su privación a un lado de la cortina de hierro, por Laura Cifuentes.

Nuestra vida cotidiana está siendo constantemente influenciada por la cultura popular, desde la forma en la que nos vestimos, cómo nos comportamos, hasta el contenido que consumimos. Si nos privan de ella, nos aíslan de las manifestaciones artísticas contemporáneas y nos desconectan de lo que nos une como sociedad. Esta instalación representa la cruda separación que la cortina de hierro ocasionó entre la zona este y oeste de Berlín. Una malla metálica que expone la división, la dualidad y la censura provocada por el muro y el color que hace referencia a la cultura Pop. Una reflexión a la situación de muchas personas que no tuvieron la oportunidad de vivir, junto al resto del mundo, la evolución y revolución cultural de la década de los 60’s, 70’s y 80’s.

Arte urbano de protesta, como vehículo de denuncia que convirtió al muro en un canvas para la comunicación de mensajes de resistencia y rebelión, por Sofía Morales.

Fueron manos las que construyeron el muro y nos cortaron las alas, pero también fueron manos las que se alzaron para protestar contra la injusticia. Creamos un tributo a todas las manos que llenaron de arte la superficie del muro, brindando esperanza y llevando mensajes de paz, resistencia y perseverancia. Manos, palmas y falanges exigiendo un alto a la fragmentación, con la valentía como pincel y el coraje como único canvas. Esta instalación es un aplauso y ovación a todas las personas que siguen empuñando herramientas para derribar muros y luchar por su libertad.

Otros muros en el mundo, que aún en nuestros días, siguen separando y dividiendo por el deseo de poder y control, por Astrid Morales.

A lo largo de la historia, el ser humano ha construido muros con el objetivo de separar regiones, creencias, personas y culturas. Barreras rústicas de concreto y hierro que con el tiempo fueron transformándose, implementando detectores de movimiento, iluminación, visión nocturna y vigilancia permanente. Esta instalación representa dos formas distintas de percibir y entender los muros. La visión pesimista, simbolizada por los bloques de concreto que impiden ver más allá. La visión optimista representada por los paneles de acrílico y la luz de color, haciendo referencia a la esperanza de descubrir que hay algo más esperándonos del otro lado. Un mundo lleno de oportunidades para todos.

Escapes increíbles, resultado de la determinación, valentía y el ingenio del ser humano para luchar y escapar de la opresión y la tiranía, por Marielisa Coloma.

¡Libertad! Palabra que sintetiza nuestra lucha constante contra la opresión y la tiranía. La determinación y valentía del ser humano por ser libre hace que lo imposible se vuelva posible. En esta instalación, dos siluetas humanas representan los dos posibles desenlaces detrás de cada historia de escape. Un homenaje al ingenio de todos aquellos que lo lograron y un triste recordatorio de los que fueron asesinados en el intento de encontrar una salida.

Las estudiantes montaron la exposición con la coordinación y respaldo de la profesora Barbara Castañeda.

«La importancia de la caída del Muro de Berlín radica en que significó la liberación de millones de personas. Antes, por medio  de manifestaciones artísticas trataron de manifestar repudio a un régimen político totalitario», comentó el doctor Gabriel Calzada, rector de la UFM.

«Para la Universidad Francisco Marroquín es importantísima esta conmemoración, por un lado, porque se trata de un momento histórico en que miles de seres humanos tomaron la responsabilidad de acabar con la opresión totalitaria. Esto está muy alineado con la misión de la universidad, pocos eventos en la Historia han repercutido tanto en el mundo libre»

Y también es importante porque se trata de un momento en el que los artistas se expresan con mayor libertad, lo celebramos con diseño y arte, tratando de reflexionar sobre lo terrible que es establecer muros para dividir familias, sociedades e ideas. A pesar que la fuerza de la violencia política sistemática amenaza las vidas de los seres humanos, siempre conservan audacia y valentía para defender su libertad, sentenció el doctor Calzada.

La exhibición busca recordar que ningua barrera es tan alta ni tan ancha para no ser vencida por el deseo y amor por la libertad.

Contacto:
Barbara Castañeda
UFM Design
barbarack@ufm.edu

Guatemala, 14 de noviembre de 2019.