En caso de terremoto, seguridad y serenidad

 

Por tu seguridad, lee y toma en cuenta las siguientes recomendaciones en caso de terremoto.

Durante cualquier desastre, no olvides que las personas son más importantes que cualquier objeto del edificio. En lo que de ti dependa, no permitas que las personas corran ningún riesgo.

Mantén la calma. El pánico se contagia. Evita gritar o acciones que expresen pánico. Lo que más ayuda es una actitud positiva y racional.

Utiliza tu sentido común y no te dejes dominar por el pánico o la depresión. La calma y la inteligencia son tus mejores aliados.

Vista aérea de la Universidad Francisco Marroquín. Foto por Harry Díaz.

Haz un plan y atente a él.

Antes del sismo:
• Procura conocer las instalaciones, para localizar rutas de evacuación, lugares seguros y puntos de potencial peligro.
• Consulta con el personal de cada área sus puntos de vista y peligros potenciales que
ellos hayan notado. Haz una lista y evalúala.
• Cada uno debe prever dónde se protegerá durante el sismo.
• Haz simulacros sobre algunas acciones que deberías tomar en cuenta durante un sismo.
• Conoce los nombres de las personas que están cerca de ti. En caso de que alguien
quede atrapado, será bueno proporcionar los datos completos a los rescatistas,
para que le ubiquen por su nombre. No por apellidos, ni apodos.
• Asigna funciones a cada miembro del personal que dependa de ti, para reaccionar atinadamente durante el desastre.
• Capacítate en el manejo de extintores.
• Capacítate para reaccionar durante y después del desastre.
• Capacítate en primeros auxilios.
• No dejes objetos como mochilas y otras cosas en las rutas de evacuación.

Durante el sismo:
• Reacciona con prontitud. Durante un terremoto experimentarás un movimiento de tierra que puede comenzar suavemente, pero que se tornará severo varios segundos después. Probablemente no durará más de un minuto. Escucharás un ruido fuerte al que se le sumará el ruido que producirán los objetos cuando caen, así como el de numerosas alarmas que se activarán. Está preparado.
• Evita salir corriendo. La mayor parte de las desgracias en estos casos son sufridas por personas que corren sin fijarse y son atropelladas o sufren caídas.
• Por ejemplo, en clase, durante una conferencia, en los auditorios y otras estancias no te precipites buscando la salida, porque muchas otras personas también querrán hacerlo. Un fuerte llamado de atención, pidiendo calma, puede ayudar mucho.
• Aléjate de las orillas de ríos o quebradas y busca refugio en un sitio de poca pendiente, porque puede haber deslizamientos de tierra, represamientos y avalanchas.
• Colócate en un lugar seguro bajo los escritorios o mesas y protege tu cabeza. Si no cabes debajo de un mueble, por lo menos protege tu cabeza. Si los muebles se desplazan, avanza con ellos. Si no hay muebles, sitúate al lado de una columna, bajo una viga, o bajo el marco de una puerta (es seguro si tiene columnas a los lados y que sean puertas sin vidrios) o en una esquina interna de la edificación. Este método es avalado por CONRED.
• Nuevas hipótesis proponen el uso de triángulos de vida. Colócate al lado de un mueble sólido que pueda protegerte en caso de que se desplome una pared, permitiendo un espacio entre la pared y el mueble. Puede ser un escritorio, archivero, banca o algo parecido. Este método no es avalado por CONRED.
• Aléjate de ventanas, vitrinas, espejos o puertas de vidrio.
• Si conduces grupos, establece el orden. En calma, gira instrucciones precisas y concisas sobre cómo actuar. Indica a los visitantes que se coloquen en posición fetal protegiendo la cabeza pegados a las paredes, de preferencia las paredes sin vitrina, hasta que pare el sismo. (Acércate a las paredes; pero no te pegues a ellas, para evitar ser golpeado por movimientos ondulatorios de las mismas).
• En un bus, desocuparlo tomará seguramente más tiempo de lo que dure el temblor. Es mejor permanecer dentro.

Jardín Manuel F. Ayau en la UFM. Foto por Harry Díaz.

Al detenerse el sismo:
• Evacúa el edificio.
• Ubica la salida segura más cercana, evita salidas en las que pueda haber caída de vidrios, por ejemplo.
• Dirígete a la salida con calma, sin correr.
• Camina protegiendo tu cabeza.
• Si conduces un grupo, reúnelo y condúcelo hacia la salida y a la zona de evacuación. Indícales que deben permanecer todos juntos.
• Apaga el equipo eléctrico. Siendo una emergencia, no pierdas tiempo cerrando los programas de la computadora. Desconecta el cable eléctrico para aislar todo el equipo en un solo movimiento.
• No pierdas tiempo reuniendo tus pertenencias personales. Vale más la vida.
• No uses elevadores.
• Camina por el lado derecho para evitar chocar con las personas que puedan venir al rescate.
• En caso de que haya personas con deficiencia visual, emite sonidos para que puedan guiarse.
• Guía a los visitantes hacia la salida. Ten especial consideración con los ancianos, mujeres embarazadas, incapacitados y niños. Que ellos salgan primero.
• Donde haya domos de cristal, como en el museo, o en la Plaza de la Libertad, no te quedes ahí y mantén protegida la cabeza.
• Baja despacio las gradas y sostente del pasamanos.
• Si alguien cae, ayúdalo a levantarse.
• Comprueba que todas las personas hayan salido del edificio.
• Dirígete hacia la zona segura de evacuación, considerando que no haya ventanales, cables de corriente eléctrica, transformadores, tránsito vehicular, árboles o construcciones cercanas.
• Ten precaución con el tránsito vehicular.
• Enciende el radio portátil para informarte sobre los daños ocurridos y las zonas libres de paso, que estén habilitadas para llegar a tu domicilio.
• No te pongas a reparar desperfectos de forma inmediata, excepto si hay botellas rotas, especialmente si son de sustancias tóxicas e inflamables.
• Apaga cualquier fuego y, si no lo puedes dominar, comunícalo inmediatamente a los bomberos.
• Comprueba que no te encuentres herido y mira a la gente que te rodea, préstale los auxilios necesarios. Los heridos graves no se deben mover, solo si tienes conocimientos de cómo debe hacerse o en caso de empeoramiento grave o peligro eminente (fuegos, derrumbamientos y demás).
• Cierra puertas.

¿Estamos preparados para otro sismo? Haz clic en la foto para ver la conferencia por Héctor Monzón.

Después del sismo:
• No bloquees las líneas telefónicas y sé breve. Otros necesitan comunicarse.
• Baja los flipones (palancas) de energía eléctrica.
• Asegura ventanas y puertas.
• Verifica si hay fugas de agua.
• Determina el daño sufrido en el edificio.
• Despeja las rutas de evacuación que hayan sido bloqueadas.
• Concentra los extintores en un área conocida.
• Verifica que las puertas abran y cierren correctamente.
• Busca ayuda médica en caso de necesidad. Notifica esta necesidad a mantenimiento/seguridad UFM.
• Coordina la evacuación de grupos de visitantes.
• Después de un fuerte terremoto siguen unos pequeños, denominados réplicas, que pueden ser causa de destrozos adicionales, sobre todo en construcciones dañadas. Permanece alejado de ellas.
• Si hay necesidad de entrar en edificios caídos, hazlo con un número reducido de personas y permanezcan todos dentro el menor tiempo posible.
• Ten precauciones al abrir armarios, ya que algunos objetos pueden haber quedado en posición inestable.
• Usa botas y zapatos fuertes, para protegerte de los objetos cortantes y punzantes.
• No uses agua de los grifos para beber, porque puede estar contaminada. Usa como reserva el agua de calentadores, tanques de inodoros y de otros tanques limpios.

El terremoto de 1976, recuerdos de un geólogo. Haz clic en la foto para ver la conferencia por Samuel Bonis.

Teléfonos de emergencia:
Bomberos Voluntarios 122, Bomberos Municipales 123, Policía Nacional Civil 120, Conred 119, Empresa Eléctrica 2277-7070.

Se agradece la colaboración de Rossanna Valls, gerente del museo Popol Vuh, en la elaboración de este protocolo.

Guatemala, 24 de enero del 2023

Categorías: , ,

Recientes

230126-mariucci-bader-rodriguez-ufm

Cynthia Bader y la educación disruptiva

2023-hola-ufm

¡Bienvenidos!… Hola UFM 2023

F39A2087.2

Pepe Palacios y la tecnología aplicada a construcción y diseño