Grupo de estudiantes de la Facultad de Medicina antes de iniciar una clase de Filosofía Social.

Hoy, hace 34 años, fue fundada la Universidad Francisco Marroquín cuyos compromisos con la excelencia académica y la filosofía de la libertad le han dado un liderazgo excepcional.

“La universidad Francisco Marroquín es un ejemplo maravilloso y poco común. En pocos años se ha colocado entre las universidades líderes en América Latina con una influencia muy importante en la región”, dijo Milton Friedman, Premio Nobel de Economía. Cuatro galardonados con aquel prestigioso premio han visitado la UFM para recibir doctorados honoris causa, de esta casa de estudios.

El rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S., se refirió al aniversario en los siguientes términos: “En la Universidad Francisco Marroquín estamos muy orgullosos no sólo del cumplimiento de nuestra misión, sino también de alcanzar niveles de excelencia reconocidos internacionalmente.  Claro que ésto no sucede por casualidad.  Es parte del legado de quienes fundaron esta casa de estudios y fruto del compromiso de todos los que en las aulas como profesores o como estudiantes -, en la administración, en las diversas actividades y servicios, tratamos de situarnos por encima del simple cumplimiento material y rutinario del deber, para convertirnos en ejemplos de vida coherente. Por eso celebramos estos 34 años de vida universitaria con alegría, y procuramos irradiarla fuera del campus, hacia todos aquellos que hacen también suyos nuestro desvelo, nuestro trabajo, nuestra ambición y nuestros éxitos”.

Otros personajes se refieren a la UFM en los siguientes términos: “para mí esta es la mejor universidad del mundo”, dijo Fredy Kofman, autor del libro Metamanagement. “Guatemala está sentada sobre un gran activo que es la UFM y el estupendo capital intelectual que está formando”, dijo Ruth Richardson, exministra de Finanzas de Nueva Zelanda. “Aquí en la UFM, en este distante lugar del mundo, se ha logrado capturar a las mentes más privilegiadas en materia económica, política, social y filosófica de todo el mundo”, señaló Roberto Salinas, presidente de México Business Forum.

Los estudiantes, como Ana María López, de la Facultad de Derecho, se dan cuenta de aquello. “Mi experiencia en la UFM ha sido única. Me ha servido para crecer como persona, y he aprendido un montón”, dijo.

André Moscoso se refirió así a su experiencia en la UFM: “¡Es la mejor universidad de Guate!, y ha sobrepasado mis expectativas”. Y Paula Pando dijo que “es una experiencia académica que ha aportado mucho a mi vida. Es un mundo donde se puede aprender de todas las personas”.

José Alejandro Herrera, de Arquitectura, dijo: “la recomiendo por los catedráticos, me parecen muy buenos. Las instalaciones le dan la comodidad a uno y como que sí dan ganas de venir a la universidad”. En tanto que Giovanna Rivano, de Nutrición señaló que “la UFM es muy bonita, tiene buen nivel académico y lo incitan a una a estudiar”.

Desde España, el escritor Carlos Alberto Montaner dijo que “no es posible exagerar la importancia de este centro docente en Guatemala. Es un verdadero modelo para otros países, un foco de donde emanan ideas y actitudes, que es casi lo más importante que se le puede pedir a una institución”.

Así mismo, desde Moscú, Andrei Ilarionov, asesor del presidente de Rusia, hizo énfasis en que “el nivel de vanguardia en la UFM, tanto académico como tecnológico sobrepasó toda expectativa posible”.

Alexandra Narváez, estudiante del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales observó que “los profesores realmente hacen la carrera más especial porque ellos dan y exigen mucho. Hacen que uno piense y analice y que no se quede sólo con lo que dicen los libros”. Y por su parte, Kevin Moldahuer, que ya cerró pénsum y se encuentra pendiente de sus exámenes privados, explicó que “cuando uno sale se da cuenta de que está muy bien preparado”.

La Universidad Francisco Marroquín fue fundada para aquellas personas que desean adquirir una formación profesional rigurosa, en el menor tiempo posible, y en un ambiente académico orientado a beneficiar al buen estudiante.

La UFM se destaca por sus estudiantes, y su claustro de profesionales de reconocido prestigio en la comunidad guatemalteca y extranjera, por grupos pequeños de alumnos, por la oportunidad de proseguir estudios en el extranjero gracias a sus vínculos estrechos con varias universidades e instituciones de otros países, y por su campus moderno y bello alrededor del cual construye un
arboretum.

Además de posibilidades de intercambios con instituciones como la Universidad de Tulane, Texas A&M, George Mason University y la Cleaveland Clinic, por ejemplo, los estudiantes de la UFM tienen la oportunidad de estudiar con distinguidos profesores visitantes de Estados Unidos, América Latina y Europa. Unos vienen de tiempo completo y otros dan conferencias o seminarios ocasionales. Entre ellos se cuentan los profesores Wayne Leighton y Roberto Blum, el politólogo Carlos Sabino, el periodista español Carlos Rodríguez Braun, el experto en ciencia forense Kevin Mac Munigal, el creador de Sócrates Café Christopher Phillips y el abogado Andrew Morris, para mencionar algunos.

En el área cultural, la UFM cuenta con la Organización para las Artes Francisco Marroquín, que organiza festivales internacionales de música y ballet con artistas y conjuntos renombrados. Igualmente con el Museo Popol Vuh, dedicado a la conservación del patrimonio histórico guatemalteco y una importante colección de objetos prehispánicos y arte colonial. Y en su campus se encuentra el Museo Ixchel de textiles indígenas.

Más fotos
aquí.