Las flores de los encinos son pequeñas y crecen en racimos

Los encinos abundan en la Universidad Francisco Marroquín y florean en marzo y abril. Sus pequeños racimos marrones, con abundantes y diminutas flores, se convertirán en las bellotas tan codiciadas por las ardillas y los pájaros carpinteros que habitan en el campus.

Además, como los encinos botan muchas hojas, contribuyen a la formación de humus en el suelo, mismo que aprovechan muchas especies que se desarrollan en el bosque. 

El campus de la 
UFM esta ubicado en un barranco constituido por un bosque montano y dominado principalmente por encinos. Estos son árboles importantes en Guatemala ya que además de proveer alimento para animales son fuente de la leña y el carbón que constituyen una de las principales fuentes de energía doméstica en el país.  Su madera es compacta y se transforma en brasa durable. También se aprovechan en mueblería y en carpintería artesanal.

Los encinos se distribuyen desde el sur de México hasta Honduras. En Guatemala se los encuentra en bosques mixtos de 1,000 a 3,000 metros sobre el nivel del mar. Pueden formar rodales puros de extensiones considerables. En el 
Arboretum de la UFM se pueden observar rodales detrás de la biblioteca. 

Contacto: 
Ana Lucía Ortíz, Arboretum
luciaortiz@ufm.edu