Free Cities, en español, está disponible en http://www.freecities.org/es.

Ahora los hispanohablantes de todo el mundo podrán conocer más de la novedosa visión del futuro de la libertad que ofrece el Free Cities Institute, de la Universidad Francisco Marroquín, por medio de su sitio Web en español.

¿Y en qué consiste esa visión? Es el año 2060 y la mayoría de personas viven ciudades libres que gozan de gran autonomía, disfrutando de unos niveles de prosperidad, paz, salud y felicidad nunca antes vistos. La mayor parte de la innovación y producción del mundo se lleva a cabo en estas ciudades, sus habitantes se comunican y comercian libremente en lo que se ha convertido en la época de oro de la cooperación mundial.

Estamos hablando de aterrizar las ideas de las que siempre hablamos en un concepto que sea viable para que todos los ciudadanos del planeta podamos vivir en armonía y generar mucha prosperidad económica. La idea de un Free Citiy es que un grupo de personas decidan voluntariamente establecerse en un territorio, se establece un sistema legal, un grupo de reglas que las personas decidan voluntariamente seguir y que luego se dediquen a hacer lo que ellos desean hacer, explicó Carmina Valdizán, directora del proyecto.

En el renacimiento de la Liga Hanséatica en pleno siglo XXI, la gobernanza global está fuertemente influenciada por esta red. Los Estados-nación tradicionales siguen existiendo, pero ya no sirven como el principal modo de gobierno de los territorios nacionales o de los bienes comunes globales. En cambio, la creación de sistemas legales se ha convertido en una de las industrias más innovadoras del planeta.

La idea de Free Cities no está dirigida a crear ciudades exclusivas para personas acaudaladas. Su objetivo es generar riqueza para los seis billones de pobres del mundo, proporcionando las bases para que en el mundo germinen ciudades que compitan entre sí para atraer a personas que quieran vivir en ellas, generar riqueza y prosperar pacíficamente.

Tan audaz y distante como está visión pueda parecer, el Free Cities Institute ya ha trazado un camino para llegar allí. El secreto se encuentra en el papel del sistema legal. Éste debe ser flexible e innovador para adaptarse a la dinámica evolución de las sociedades, democrático para que las personas puedan influir y decidir sobre él, y certero para que permita la planificación a largo plazo.

Las Free Cities están abiertas a todas las personas del mundo, a personas que tengan ideas creativas, nuevas, tecnología nueva, porque estamos hablando de darle la oportunidad a la gente […] Necesitamos muchos empresarios que quieran invertir y dar apoyo. Queremos gente que quiera trabajar, queremos estudiantes, arquitectos. Se necesita todo tipo de personas, personas que presten servicios médicos, servicios educativos, agregó Carmina.

Si deseas participar en Free Cities, puedes suscribirte a su boletín desde el sitio Web y seguir sus pasos en Facebook, Twitter, LinkedIn y su blog.


Videos relacionados en New Media:

Contacto:
Carmina Valdizán
Free Cities Institute
carmina@ufm.edu



.