Roberto Blum, durante el cine foro de Conspiracy organizado por estudiantes de Derecho de la UFM

El Grupo Forum de la Facultad de Derecho de la Universidad Francisco Marroquín, presentó  el la película  Conspiracy ante una audiencia que colmaba el Auditorium Milton Friedman.  Toda la historia del film se desarrolla durante una reunión secreta que tuvieron 15 jerarcas nazis en Wannsee en enero de 1942 para discutir la solución final de la cuestión judía.

El evento, moderado por Marcelo Acselbrud y Roberto Blum generó un gran interés en la comunidad de estudiosos del derecho ya que se discutió ampliamente la relación entre la ley positiva y el Derecho.  Blum inició con una introducción para contextualizar históricamente las soluciones a la llamada “cuestión judía”, presentando la evolución del antijudaismo cristiano como un fenómeno basado en las diferencias religiosas hasta su transformación en los siglos XIX y XX en antisemitismo basado en argumentos genéticos y raciales. 

Una primera solución a la cuestión judía fue la del liberalismo francés durante el imperio de Napoleón con el decreto de emancipación y la declaración de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley sin considerar su religión, permitiendo una gradual asimilación de muchos judíos a sus respectivas naciones.  La segunda solución fue la que el movimiento dirigido por Teodoro Herzl y el Primer Congreso Sionista reunido en Basilea en 1897 acordaron, promover la construcción de un estado nacional judío.  En Alemania nazi, en la reunión de Wannsee se planeo una tercera solución, la eliminación física de todos los judíos de Europa.

En Conspiracy se observa el desarrollo de los diferentes argumentos expresados por los participantes en la reunión para justificar esta tercera solución, así como desarrollar los planes estratégicos que se concretaron en la creación y operación de los campos de exterminio donde perecieron mas de seis millones de personas, la gran mayoría de ellas, judíos.   

La discusión posterior a la exhibición de la película, moderada esta por Marcelo Acselbrud, dejó muy claro que la ley positiva por si sola nunca podrá garantizar la vida, la libertad o la propiedad de los ciudadanos si la acción de los gobiernos no esta limitada por los principios generales del Derecho.

Más fotos,
aquí.

Contacto: 
Roberto Blum, Centro de Etica David Hume
robertoblum@ufm.edu