Aspecto parcial del público que asistió al primer día de sesiones

“Para mí es un privilegio estar en compañía de aquellos que sueñan grandes sueños y han hecho posible el exitoso experimento guatemalteco de la asignación del espectro radioeléctrico. Experimento que es un maravilloso laboratorio para ser examinado por expertos en ciencias sociales y en políticas públicas que deseen entender las relaciones entre los ciudadanos y el Estado”, dijo Tom Hazlett, al elogiar la Ley de Telecomunicaciones de Guatemala, durante la primera sesión del Taller de Telecomunicaciones inagurado en la Universidad Francisco Marroquín el jueves 9 de junio de 2005.

“Los resultados de este experimento de propiedad privada pueden ser muy importantes para el crecimiento económico de Guatemala; pero quizás más importante, para el resto del mundo, es lo que podemos aprender de él”, añadió.

Hazlett es Senior Fellow del Manhattan Institute for Policy Research, y ex economista en Jefe de la Federal Communications Commission de los Estados Unidos de América.

“Es bueno que los guatemaltecos sepamos que nuestra Ley de Telecomunicaciones es considerada, por expertos internacionales, como un ejemplo a seguir; y que tengamos algo que nos llene de orgullo”, dijo Caroll de Rodríguez, directora del Centro de Análisis de las Decisiones Públicas (CADEP), de la UFM.

“Por eso hemos congregado a personas con diversas experiencias en Europa, Estados Unidos y América Latina, con lo cual vamos a generar una discusión muy productiva”, añadió.

En el primer día de sesiones, de el
Taller participaron Tom Hazlett, Jerry Ellig, Gerald Faulhaber, Carmen Urizar, Linda Wellstein, Héctor Marín, Marco Antonio Escalante, Eduardo Liú, Belizario Montepeque, Roberto Muñoz, Wayne A. Leighton, José Toledo y Alfredo Guzmán.

En 1996, Guatemala emprendió un programa significativo de reformas en el manejo del espectro radioeléctrico. El resultado es que el país ha surgido como uno de los ambientes más libres del mundo en cuanto a telecomunicaciones inalámbricas se refiere. Son los mercados, no los reguladores gubernamentales, los que asignan una amplia gama del espectro radioeléctrico a diversos servicios. Además, las compañías privadas seleccionan libremente las tecnologías que consideran más eficientes, y las fuerzas económicas competitivas determinan cuánto espacio de frecuencia necesitan utilizar.

Uno de los más importantes elementos de la reforma en el manejo del espectro radioeléctrico fue la creación y asignación de derechos privados de propiedad sobre el espectro. Radiodifusores, proveedores de telefonía celular y otros usuarios del mismo poseen “títulos de usufructo”, que delimitan sus derechos y permiten una flexibilidad máxima a los usufructuarios. Mientras algunos países han optado por programas de liberalización similares (por ejemplo, El Salvador, Nueva Zelandia y Australia), la estructura de derechos que se instituyó en Guatemala es casi única y poco conocida en el mundo.

Para remediar esta falta de conocimiento, es organizado el Taller de Telecomunicaciones ¿Convergencia o Competencia? por el Manhattan Institute for Public Policy Research, con sede en Nueva York, la Universidad Francisco Marroquín (UFM) y tres centros de investigación nacionales: el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), el Centro de Estudios Económico-Sociales (CEES) y el Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas (CADEP).

Expertos en diversos campos, incluyendo los creadores de los derechos sobre el espectro, los reguladores que administran el sistema, los proveedores de servicios que laboran según este conjunto de reglas, y economistas de reconocimiento internacional que han estudiado el sistema participarán, contarán sus experiencias y responderán a diversos interrogantes.

Vea las galerías de fotos,
1 y
2

El diario guatemalteco Prensa Libre se refirió al Taller, en forma muy positiva, en su
Editorial del viernes 8 de julio de 2005.