Un miembro de la familia del escultor y Ricardo Castillo, Secretario General de la UFM, junto a la Hilandera de Atitlán y la obra Tigre -en la camarilla de vidrio- de Guillermo Grajeda Mena. 

La obra Hilandera de Atitlán del pintor guatemalteco Guillermo Grajeda Mena que donó su familia a la Universidad Francisco Marroquín, se encuentra expuesta frente al Lienzo de Quauquechollan en el Centro Cultural de la UFM. 

La escultura hilandera de Atitlán data de 1985, fue modelada con papel de estraza sobre malla especial, la escultura tiene una altura de aproximadamente 1.60 mts. Esta obra es parte del conjunto de tres piezas, junto con El Tigre que ya es parte de la colección UFM y la obra Pez, que forma parte de una colección privada.

Guillermo Grajeda Mena (1918-1995) fue escultor, pintor, grabador, dibujante, caricaturista, decorador temático de museos, libre pensador, e investigador.  Pertenece  a una generación creativa singular y potente que marcó el pináculo del modernismo guatemalteco y a la que se la conoce como la Generación del cuarenta. 

Grajeda Mena estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas y fue discípulo de Rafael Yela Günther y de Julio Urruela Vásquez con quien colaboró en los vitrales del Palacio Nacional.  Fue profesor de la Universidad de San Carlos de Guatemala, estudió en la Escuela de Artes Aplicadas, en Chile, dirigió el Museo Nacional de Arqueología y Etnología, así como el de Historia y Bellas Artes. Fue académico numerario de la Sociedad de Geografía e Historia.

Contacto:
Ana Lucía Ortíz
Exploraciones sobre la Historia
luciaortiz@ufm.edu

Guatemala, 21 de marzo de 2017.