El sombrerón, personaje predilecto del profesor Lara, portó el reconocimiento antes de que el homenajeado lo recibiera de manos del Dr. Milton Argueta. Foto por María José Ajcú. 

Celso Lara Figueroa, profesor y literato guatemalteco, fue galardonado con el Premio al Autor Nacional que otorga la Facultad de Derecho de la Universidad Francisco Marroquín con ocasión de la celebración de la Semana Jurídica. 

El acto de entrega del reconocimiento se realizó el jueves 22 de septiembre en el Auditorio Milton Friedman de la UFM. El encomio a la vida y obra de Celso Lara Figueroa estuvo a cargo de la profesora María Elena Schlesinger: 

En el mundo de la estudios de las tradiciones populares, el nombre de Celso Lara es  más conocido que el mismo Sombrerón; la angustiada y clinuda llorona que clama a gritos por sus hijos o el mismísimo Cadejo, talismán y protector de los bolitos de antes, no precisamente de los que conducen, imprudentes  hoy día, carros y camionetas por estos caminos de Dios, sino de  los que andan  turulatos y mareados por las oscuras calles de alguno de los barrios de la ciudad, protegidos de las vicisitudes y de los ladrones por el mismísimo cadejo blanco, el bueno de los dos cadejos…
 
…debemos apuntar, que nuestra extensa y maravillosa tradición oral está presente y más viva que nunca, no solo al mismo influjo y fuerza intrínseca  que por si lleva y caracteriza la tradición oral , sino también, , gracias al trabajo literario, de investigación,  estudio y de divulgación del Licenciado Lara, quien con a su tesonero trabajo de investigacion y entrega de toda una vida al estudio de nuestro patrimonio popular, inició la tarea y  dotó de carne, hueso, historia, color y vida a nuestros entrañables personajes de la tradición oral guatemalteca: los que hoy día viven, bailan, pululan, transitan felices y contentos;  libre de ataduras y de dueños, como exige  la sagrada tradición: en el cine, en el teatro, en arte gráfico, en nuestra vida cotidiana, como parte importantísima de nuestras raíces, imaginario colectivo e identidad. Muy importante para el movimiento “neo chapín” que ha surgido entre los jóvenes, en donde el imaginario y los personajes de nuestra cultura popular, por comunes y entrañables, han tomado nuevos y renovados espacios vitales.
 
Pero, quedarnos con esta pequeña pero importantísima faceta de la hoja de vida del Licenciado Celso Lara, sería caer en un verdadero delito por falta de omisión, por lo que a continuación trataré de resumir su trabajo de toda una vida, como pionero, a favor del estudio, conocimiento, comprensión y divulgación de la cultura nacional.

 
Celso Lara nació en la ciudad de Guatemala en 1948, en el barrio de la Recolección, en un tranquilo callejón, el Callejón de la Cruz, en donde vivían muchos músicos, incluyendo su padre, del que aprendió el arte y el amor por la música, otra de sus grandes pasiones. Su padre, Don Celso Lara Caracán era el Maestro de Capilla de la Catedral, y además de interpretaba el majestuoso órgano de la Catedral.
 
El pequeño Celso creció entre toques de campanas, quema de bombas de pólvora por las festividades religiosas de la Recolección y con música de fondo de las notas de  sublimes de Bach, Albinoni, Handel, Telemann, Vivaldi, música sacra de  la liturgia  católica que escuchaba en casa y cuando acompañaba a su padre,  entre nubes olorosas de incienso y cadencia de los rezos de latín.
 
Al ingresar a la Universidad de San Carlos, ya sabía qué deseaba estudiar: lo relativo al mundo mágico y misterioso que había conocido a través de las historias de la abuela, vivencias aderezadas, quizás el Magnificat de Vivaldi como sinónimo de lo sublime. La música lo ha acompañado siempre y es, sin lugar a duda, su otra gran pasión de vida.

En lo académico, Obtuvo el grado de licenciado en Historia en la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala y estudió en Universidad Central de Venezuela un Postgrado en Historia, Folklore y Antropología. En la rama de música, realizó estudios en el Conservatorio Nacional de Música de Guatemala y en la Escuela de Altos Estudios Musicales “José Ángel Lamas” de Venezuela, especializándose en órgano y clavicordio. En Venezuela, tuvo que escoger entre la música o antropología y deseamos imaginar que fue uno de sus entrañables duendes, el Sombrerón, quizás, personajes de su leyenda preferida, quién lo trajo con artificio y magia de regreso a Guatemala, para bien nuestro y de nuestra cultura nacional.

En su labor como profesional se destaca como investigador principal del Centro de Estudios Folclóricos, en donde fungió como director durante varios periodos, y como docente universitario, en la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos, dando clases de Antropología de la Religión; Pensamiento Antropológico de Latinoamérica y de Guatemala y Teoría del Folklore.
 
Además, ha trabajado como catedrático e investigador de varias universidades de América Latina, Estados Unidos y Europa y es un Experto de OEA, UNESCO y CSUCA en asuntos de cultura popular, literatura oral, patrimonio cultural y musicología. Editor en México de la Revista Folklore y en Guatemala, por muchos años, Editor de Artemis Edinter.
Como investigador de campo, recorrió el país con su pequeña grabadora y libreta de apuntes integrándose en la vida cotidiana de los pueblos, y comunidades para oír de viva voz y recopilar el gran acervo intangible de la tradicón oral, convirtiéndola en literatura, la cual le ha servido   fuente de estudio antropológico y cultural y como archivo de nuestra memoria colectiva.  

Su amplio conocimiento sobre música está reseñado en el Diario La Hora en donde ha escrito una columna semanal sobre temas musicales durante más de dieciocho años. 
 
Algunas obras publicadas:
•               “Contribución del Folklore al estudio de la Historia” (1977)
•               “Las Increíbles hazañas de Pedro Urdemales en Guatemala” (1980)
•               “Leyendas y casos de la tradición oral de la Ciudad de Guatemala” (1973)
“Por los Viejos Barrios de la Ciudad de Guatemala” (1994, 15a.ed.), con más 80,000 ejemplares vendidos como Por los Viejos Barrios de la Ciudad de Guatemala el cual en innumerables ediciones
•               “Cuentos y Consejas Populares de Guatemala” (1990)
•               “Cerámicas Populares de Guatemala” (1991)
•               “Viejas leyendas de Guatemala, vueltas a contar” (1980)
•               “Cuentos Populares de Encantos y Sortilegios de Guatemala” (1992)
•               “Leyendas de Misterio, Amor y Magia” (1995, 2a.ed)
 

Celso Lara Figueroa es sin lugar a dudas el referente más importante que cuenta  Guatemala actualmente en temas de Folklore,  tradiciones populares, cultura popular, etnomusicología y tradiciones orales y ha sido, gracias a su labor y desempeño, trabajo de  toda una vida, que se ha logrado rescatar, estudiar y consolidar, gran parte del  patrimonio cultural  oral de Guatemala, uno de los más importantes del mundo por su acervo, el cual forma conforma nuestra memoria popular, identitaria y de nación.

Antes de la entrega del galardón se realizó una dramatización sobre varias Leyendas de Guatemala por la compañía de teatro El Duende en el Ático.

La entrega del reconocimiento estuvo a cargo del Doctor Milton Argueta, decano de la Facultad de Derecho. Entre los galardonados con el Premio al Autor Nacional, figuran el poeta Amable Sánchez, y los juristas René Arturo Villegas Lara y Luis Fernández Molina. 

Más fotos, aquí.
 
Contacto:
Milton Argueta
Decano
margueta@ufm.edu

Guatemala, 27 de septiembre de 2016.