Estuardo Mata, presidente de la junta directiva del Museo Popol Vuh; Liliana Pellicer, Astrid Méndez y Carlos Sebastián, de la Revista D..

La entrega del Premio Huun para la Prensa Aqueológica de Guatemala, y la donación de la escultura conocida como Qaaw´a Sotz´ celebró el Museo Popol Vuh el martes 19 de julio de 2005.

Por el reportaje titulado
Mercaderes de tesoros, publicado en la Revista D, de Prensa Libre el 12 de diciembre de 2004, ganaron el Premio Huun Liliana Pellicer, Astrid Méndez y Carlos Sebastián.

Qaaw´a Sotz´, o Señor Murciélago en kekchí, era el nombre que recibía aquella escultura en las fincas del valle del río Polochic, Izabal, donde se encontraba desde la década de 1950. Allí lo conoció Hugo Droege, quien lo recibió como regalo de un vecino en 1965. Cuarenta años más tarde, sus herederos tuvieron la iniciativa de donarlo al Museo Popol Vuh, para su conservación permanente y exhibición al público, como un homenaje a la memoria de Hugo Droege.

El
Premio Huun es entregado anualmente a los autores del mejor reportaje de prensa escrita sobre un tema relacionado con la conservación, investigación y divulgación de la arqueología de Guatemala.

El premio consiste en un diploma, un broche de plata y un lote de publicaciones del museo, que se entregan al autor del reportaje y al ilustrador que haya participado en el mismo. Los reportajes nominados para el premio pueden tocar temas de arqueología de la época prehispánica, colonial o independiente, hasta el año 1900 de nuestra era.

El nombre del premio se deriva de la palabra maya huun, que significa libro, o papel. El broche que se entrega a los ganadores presenta el signo jeroglífico Huun, cuya forma gráfica corresponde a la representación de un libro prehispánico cerrado, con forro de piel de jaguar.

Durante el acto de entrega del Premio Huun también fue celebrada y agradecida la donación de la escultura conocida como Qaaw´a Sotz´.

Este monumento formó parte de la exhibición Before Cortés: Sculpture of Middle America, en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Representa a un ser mitológico con cuerpo humano, cara y alas de murciélago. Está vestido con un taparrabo que cuelga hasta los pies. Lleva un amplio collar con un gran pendiente, con la forma del signo sak, que representa el color blanco en la escritura maya. En la parte superior y posterior de la cabeza presenta una banda de signos jeroglíficos. Dicho texto presenta una variante de la secuencia primaria stándar, una fórmula que conmemora la dedicación del monumento e indica el nombre de su dueño.

El material, la técnica de elaboración y la iconografía sugieren que procede del sitio de Copán, cuyos edificios se caracterizan por presentar una rica ornamentación escultórica en las fachadas.

Al concluir el acto hubo un cóctel para los ganadores del Premio Huun, para celebrar la donación del Qaaw´a Sotz´, y para celebrar el XIX Simposio de Arqueología que se celebra en Guatemala. 

Fotos del evento
aquí