Vista del matilisguate que se encuentra en la salida de la universidad hacia el Centro Gerencial Las Margaritas.

Las copas floreadas de los matilisguates y las jacarandas  engalanan el campus de la Universidad Francisco Marroquín durante el mes de abril.

El árbol de matilisguate es de rápido crecimiento. Llega a medir hasta 30 m de alto aunque es más común de menor altura, posee una corteza grisácea y sus hojas son compuestas de 5 foliolos de diferente tamaño. Las flores son grandes, vistosas y pueden variar de intensidad de color rosado, están agrupadas en inflorescencias terminales y su fruto es una cápsula loculicida alargada semejando una vaina.

El matilisguate es nativo de América, crece desde México a Ecuador. En Guatemala se encuentra principalmente en la boca costa, el árbol ha sido usado como ornamento por sus bellas flores. Se encuentra sembrado en jardines, parques y calles de la ciudad de Guatemala. Ambos árboles adornan el paso por la Avenida Las Américas y la Avenida La Castellana.

 

Vista de las jacarandas ubicadas atrás del apeadero en la entrada principal a la UFM.

Las jacarandas florean de febrero a abril cuando los árboles botan todas sus hojas y lucen miles de flores. Sus flores son de color morado intenso y están dispuestas en grandes panículas. Los frutos semejan a castañuelas; son de color marrón oscuro y tienen semillas aladas.

Nativo de Sudamérica, el árbol de jacaranda ha sido naturalizado y es muy popular en Guatemala. Se encuentra sembrado en varios jardines y calles del país. El árbol presenta un verdadero espectáculo en febrero, marzo y abril, no sólo cuando sus copas están llenas de flores, sino cuando estas caen y forman alfombras densas y moradas.

Además de ser usada como planta ornamental, en la medicina tradicional la infusión con sus flores es usada como tratamiento contra las amebas. En algunos países suramericanos también se usa la madera para hacer trabajos de laminado.

Por medio del Arboretum se cumplen objetivos como conservar y exhibir plantas y árboles vivos, tanto nativos como exóticos; contar con un inventario de la biodiversidad en el campus y crear una reserva de especies arbóreas y arbustivas.

Contacto:
Carmenmaría Mejía
Arboretum
arboretum@ufm.edu

Guatemala, 16 de abril de 2020.