Rigoberto Juárez Paz y Amable Sánchez durante la presentación de Jicaro City en el IGA.

Rigoberto Juárez-Paz, vicerrector emeritus de la Universidad Francisco Marroquín, presentó su libro Jícaro City en el Instituto Guatemalteco Americano (IGA).

La actividad se celebró en la Biblioteca Walt Whitman, el 11 de noviembre de 2010 por iniciativa de Carmen Matute, miembro de la Academia Guatemalteca de la Lengua. En el acto participaron los académicos María del Carmen de Alonzo, Margarita Carrera y Amable Sánchez. Las palabras de bienvenida fueron ofrecidas por Rosario Vidaurre, de la Biblioteca Walt Whitman.

Durante el acto, el doctor Amable Sánchez le ofreció un poema al doctor Juárez-Paz, titulado La noche y Heráclito en El Jícaro:

La noche y Heráclito en El Jícaro

“Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar…”

(Jorge Manrique).

Al Dr. Rigoberto Juárez-Paz,
que, en la dedicatoria de un
ejemplar de su libro Rigoberto
Juárez-Paz de Jícaro City,
generosamente me califica
de “gran poeta y amigo ejemplar”.
¡Ojalá no lo defraude con
estos tercetos encadenados!

¿Jícaro? ¿Guayacán? Junto al Motagua
-códice por la noche desvelado-
ve que la vida pasa como el agua.

Panta rei medita resignado,
e Ixquic juega con él al escondite
descalza, con pasitos de venado.

La danza se renueva y se repite,
y se repite el tiempo y se renueva,
y hay en cada cocuyo un chalchigüite.

Gucumatz culebrea y en su cueva
sideral -verde y verde y verde y verde-
muestra la fruta en tentación que ceba

los instintos más hondos. ¿Cuánto pierde
quien sabe que no sabe y cuánto gana?
La inocencia de Ixquic la fruta muerde.

Como el maíz maduro se desgrana,
se desgrana el dolor, la sangre fluye,
el pom arde en la jícara. La cana

luna de Ixbalanqué desnuda huye
cómplice por el agua. Icoquih guiña
un ojo desde Oriente y reconstruye

la leyenda de un alba siempre niña.
Hace Xic ya su ronda más cetrera,
que es el amor un ave de rapiña.

Rompe Hun Hunahpú su calavera.
La vida corre al mar alucinada.
Tiempo, río y aurora suman nada.
Ciego, verde y azul el mar espera.

Mucho me agradaría que quienes leyeran estas páginas estuvieran de acuerdo conmigo en que difícilmente hay algo que influya tanto en el carácter de los hombres y de los pueblos -positiva o negativamente- como el concepto del deber. Me ha parecido que lo más defectuoso de nuestra formación humana lo pone de manifiesto aquello que he llamado nuestro intencionalismo moral, es decir el pensar que basta con la intención, o el actuar como que si se creyera que nuestro deber es tener buenas intenciones, explica Juárez-Paz en su obra. Jícaro City también cuenta con una breve autobiografía y una fracción de los muchos artículos que, durante años, compartió con sus lectores en el diario guatemalteco El Periódico.

El doctor Rigoberto Juárez-Paz es filósofo y escritor. Fue uno de los principales fundadores de la Universidad Francisco Marroquín y es autor de su Ideario y de la letra del himno. Fungió como vicerrector académico de la misma de 1972 a 1993. Actualmente es vicerrector emeritus.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Rigoberto Juárez-Paz
Vicerrector emeritus
jpaz@ufm.edu



.