El profesor Andrés Marroquín, y el estudiante Otto Ricci (en el podio) previo a la presentación del estudio

Al realizar el trabajo de campo en el basurero municipal de la ciudad de Guatemala se nota la ausencia de mentalidad futurista que le hace falta a una gran parte de la población.  Muchas veces, la costumbre es el peor enemigo del hombre, ya que en este caso en particular, noté un gran conformismo, una gran costumbre por seguir operando como lo hacen, aunque cabe mencionar que existen notables excepciones.  Así concluye Otto Ricci, estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Francisco Marroquín, el estudio que efectuó en aquel basurero, como parte del Seminario Avanzado de Economía que imparte el profesor Andrés Marroquín.

“No trataba de demostrar algo en particular estudiando la forma económica de los guajeros; sin embargo, creo que la cultura de la población, en cuanto a la limpieza y el propio sistema de sanidad, influyen en trabajos tan denigrantes como lo es éste.  Digo denigrante porque cuando se visita el relleno sanitario es impactante darse cuenta de cómo vive la gente, cómo escarba en la basura y cómo acechan los zopilotes cada uno de sus movimientos”, añade.

El doctor Andrés Marroquín se expresó de forma muy positiva acerca de este trabajo de investigación no sólo porque fue hecho “entre los más desafortunados de nuestra sociedad, sino por sus interesantes conclusiones”.

El estudio responde a preguntas como: ¿A dónde se va la basura luego que la pasan recolectando por nuestras casas?  ¿Cuántas veces nos hemos preguntado por qué los recolectores de basura (guajeros) trabajan en este oficio y no en otro? ¿Cuál es su forma de pensar acerca de este trabajo, y sobre todo, cuánto pueden percibir al mes?

Además de estudiante de Quinto Año, en la Facultad de Ciencias Económicas, Ricci es coordinador de proyectos de recaudación de fondos para el Programa de Impulso al Talento Académico, de la UFM.

En la Universidad Francisco Marroquín, el propósito del programa Impulso al Talento Académico es formar profesionales capaces de ser exitosos, local e internacionalmente, preparados para ocupar las más importantes posiciones de liderazgo y llevar a cabo la 
misión de la Universidad Francisco Marroquín.

Esta casa de estudios, por medio del Programa ITA otorga, durante toda la carrera a los estudiantes seleccionados, una beca completa a cada uno para cubrir los gastos de matrícula, cuotas y libros de texto. Además concede una mensualidad para útiles de estudio y transporte. El Programa también cubre los gastos de alojamiento en residencias universitarias.

Los estudiantes que gozan de los beneficios del Programa ITA son seleccionados cuidadosamente con el propósito de reclutar a alumnos con capacidades intelectuales extraordinarias y con la determinación de adquirir una excelente formación profesional en Administración de Empresas, Estudios Políticos, Economía o Derecho. Los estudiantes mantienen promedios superiores a la media en sus respectivas unidades académicas y, además, demuestran elevadas cualidades de liderazgo.

Más fotos,
aquí.