Diego Guerra, estudiante de Medicina, de la UFM, cuando observaba el contenido de la canasta de libros

“El proyecto  Bookcrossing nació el 17 de abril del año 2001.  En tan sólo 5 años esta innovadora idea a llevado la pasión por el buen leer a más de 500,000 personas alrededor del mundo creando una biblioteca virtual con más de 3 millones de libros registrados”, explicó Guillermo Pineda, referencista de la Biblioteca Ludwig von Mises, durante la inauguración del proyecto de liberación de libros en la Universidad Francisco Marroquín que fue inaugurado el 11 de octubre de 2006.

“Esto es más que una aventura por regalar libros y difundir la lectura.   Bookcrossing es el reflejo del deseo de una pareja de esposos que decidieron que llevar libros a todos los rincones del mundo era una de las mejores maneras para fomentar el seductor vicio de la lectura.  Además de que,  bookcrossing crea lazos de unión con todos aquellos lectores que en un mundo globalizado estará ligados por un libro viajante”, explicó Pineda.

“Es un gran gusto para mí que la Biblioteca Ludwig von Mises se haya unido a esta emocionante proeza de fomento a la pasión por los libros y estoy seguro que muy pronto podremos encontrar  libros liberados en algún lugar exótico del Globo, que iniciaron su viaje en la Casa de la Libertad”, concluyó.

“Uno libera un libro cuando lo deja en un lugar público para que otros lo lean.  Como una forma de contribuir para que más personas tengan acceso a libros gratis, la Biblioteca Ludwig von Mises, de la Universidad Francisco Marroquín, se ha adherido a la práctica de liberación de libros, o  bookcrossing“, informó Adelaida Loukota, encargada de Relaciones Públicas de dicha biblioteca.

“La liberación de libros se trata de dejar aquellos en sitios públicos, claro, después de haberlos registrado en la página de 
bookcrossing y haberle anotado el número de identificación que se obtiene en dicha página, para que otros lo lean. Esta es una forma para que todos tengan acceso a libros gratis. Si uno encuentra un libro con su clasificación se mete a la página y anota sus comentarios en la bitácora de dicho libro”, explicó Loukota.

“En la Biblioteca de la Universidad Francisco Marroquín, el miércoles 11 de octubre a la 1:00 p.m., se llevó a cabo el  corte de la cinta roja, o sea, la inauguración de la canasta para liberar libros.   Esta es una estación para liberarlos y ya tenemos disponible una página Web dentro del portal de la Biblioteca con la información de qué es la liberación de libros 
www.biblioteca.ufm.edu/bookcrossing“, concluyó Loukota.

Al corte de la cinta roja acudieron estudiantes de la UFM, personal de la Biblioteca y miembros del Club de Lectura de esta casa de estudios.

Más fotos,
aquí.